2018-07-06 12:07 FC Barcelona Por: Fede Peris

Cristiano se irá por la puerta de atrás: como Di Stéfano, Raúl y Casillas

No habrá despedida pomposa para Cristiano Ronaldo. Se irá del Madrid como un apestado, igual que Di Stéfano, Raúl y Casillas. Nada que ver con las despedidas de Puyol, Xavi e Iniesta.



Cristiano Ronaldo le ha dado mucho al Real Madrid. Junto a Di Stéfano, ha sido el jugador más grande de la historia del club blanco, pero se irá por la puerta de atrás. Sin despedidas emotivas. El Real Madrid no sabe despedir a sus mitos como ha hecho el Barça con Puyol, Xavi e Iniesta.

Aunque en las próximas horas se confirme el adiós de Cristiano Ronaldo al Real Madrid, no habrá despedida rimbombante, la gran despedida que el entorno propagandístico del Real Madrid lleva días pidiendo para la que parece que ya es su antigua estrella. El propio jugador pasa de despedirse del Real Madrid. Sólo quiere confirmar su fichaje por la Juventus y hacer las maletas para largarse cuanto antes con la música a otra parte. Un triste final para alguien que había sido considerado una leyenda en el club blanco.



Nada que ver con las despedidas de Puyol, Xavi e Iniesta

85.000 personas le recibieron en 2009 en su presentación como jugador del Real Madrid. Nadie le despedirá. Explica uno de los voceros de Cristiano Ronaldo en el diario As que Cristiano Ronaldo se limitará a enviar un mensaje a través de las redes sociales -su especialidad- a los aficionados del Real Madrid agradeciéndoles su apoyo (se supone que no los pitos abundantes que le han dedicado en estos últimos nueve años). A Florentino Pérez, ni agua. Ni la más mínima concesión. El señorío del Real Madrid hace aguas cuando no sabe mantener a sus estrellas y despedirlas de acuerdo al rendimiento que han ofrecido. A Cristiano Ronaldo le habría gustado tener el trato que el FC Barcelona dispensó a sus mitos Puyol, Xavi e Iniesta. Pero eso es el Barça, no el Real Madrid.

El mismo señorío que con Di Stéfano, Raúl y Casillas

No es la primera vez que el Real Madrid despide con desprecio a un jugador legendario. Sucedió con Di Stéfano en el pasado y recientemente con Raúl y Casillas. Es el estilo del Real Madrid, muy dado a los fuegos artificales en las presentaciones y a pasar la factura del rencor en las despedidas. Cristiano Ronaldo no quiere depedidas porque no quiere más tratos con Florentino Pérez, el hombre que no ha sabido retener en el club blanco al supuesto mejor futbolista del mundo y que ahora se gastará la intemerata, como hace siempre, para sustituirle con otro muñeco de pim/pam/pum... hasta que se le gaste y lo cambie por otro.

Y ahora asistiremos a una película ya conocida, cuyo último capítulo se vivió con el hurto de Florentino Pérez desestabilizando a la selección española quitándole a su entrenador. Entonces, el aparato de propaganda funcionó a pleno rendimiento bombardeando el mensaje de que el bueno en esa historia era Florentino Pérez y los malos los demás. En breve empezaremos asistir al sainete enfocado a dejar a Florentino Pérez como el bueno de la película, aunque sea a costa de criminalizar a Cristiano Ronaldo para que quede claro que el malo, el único malo, es él.



 

 

 


Deja tu Comentario