2018-07-10 10:07 Opinión Por: Fede Peris

Luis Enrique nunca dejará tirada a España (como Lopetegui)

El compromiso de Luis Enrique con la selección está por encima de cualquier oferta que le pueda recibir del primero que pase.



A diferencia de Julen Lopetegui, Luis Enrique es un hombre de palabra. Nunca dejará tirada a España. Ha firmado por dos años y los cumplirá. En ese tiempo no existirán ofertas que le hagan dudar. Su compromiso con España y el fútbol español es total.



La selección no es un trampolín para Luis Enrique: Ya lo ha ganado todo

Luis Enrique ha rechazado una oferta de ocho millones de euros del Chelsea para hacerse cargo de la selección española por 1, 7. Es un tema de compromiso. Para él la selección no es un trampolín para alcanzar otras metas. A nivel de clubes Luis Enrique ya lo ha ganado todo, incluido el segundo triplete de la historia del Barça (Liga, Copa y Champions League en el mismo año. Y después de entrenar en el Camp Nou, nada le puede tentar más que dirigir a la selección de su país, aunque ahora en Madrid se haya puesto de moda tildarle de "independentista" simplemente porque es feliz viviendo en Barcelona y rodeado de catalanes, a los que entiende precisamente porque vive ahí y no a 500 kilómetros de distancia.

La campaña contra Luis Enrique se ha puesto en marcha: independentista, antimadridista, antiespañol... "Golpista" será lo próximo. Y hasta es posible que pidan que le encarcelen.  Ladran, luego cabalgamos. A Luis Enrique nunca le han hecho mella las críticas. Tampoco le afectarán los palos interesados que le empiezan a llegar desde Madrid: por aquí me entra y por aquí me sale. Aunque es cierto que la prensa madridista se las ingeniará una vez más para convertir en irrespirable el ambiente de la selección. Son expertos en la materia. Y no pararán hasta cargárselo. Están acostumbrados a actuar como cuatreros en una ciudad en la que no hay más ley que la suya. Pero lo que nunca, nunca, podrán echar en cara a Luis Enrique es su falta de compromiso con la selección española. Él no es de esos que dos meses después de firmar un contrato se larga con el primero que pasa dejando su palabra y su firma a la altura del betún. Luis Enrique es serio.



Dijo cuando era entrenador del Barça que "la selección me hace mucha ilusión" y se ha salido con la suya. Y ahora, él a trabajar y los otros a patalear y rebuznar.