2018-07-11 15:07 FC Barcelona Por: Fede Peris

La gran obra de Florentino: Salen huyendo por piernas Zidane y Cristiano

El Annus Horribilis de Florentino: En 40 días se le van Zidane y Cristiano, cuatro entrenadores le dan calabazas y se ve obligado a robarle el seleccionador a la Federación.



En 40 días Florentino Pérez ha podido comprobar que su gran obra como presidente del Real Madrid no era más que un castillo de naipes que podía venirse abajo con un simple soplido. Los últimos 40 días han sido los más amargos del presidente madridista. Todo le ha salido mal.

El 31 de mayo Zinedine Zidane le dijo adiós al Real Madrid de forma inesperada. El técnico disponía de información privilegiada que entonces no estaba en poder del presidente: sabía quer lo de Cristiano Ronaldo iba en serio y se iba a largar. Y Zidane no quiso quedarse para presenciar desde el papel de protagonista la caída del imperio de Florentino. Que se lo trague otro. La marcha de Zidane obligó a Florentino a actuar peinando a lo mejor de los banquillos del fútbol mundial. Contactó con todos. Y todos le dijeron que no. Desde Pochettino a Low pasando por Klopp y Allegri. Y tuvo que agarrarse a Julen Lopetegui como a un clavo ardiendo. Ya no le quedaban más. No le importó dejar a España sin seleccionador. Fue a por él y se lo llevó dos días antes de empezar el Mundial, lo que le ha supuesto un peaje brutal a nivel de imagen entre los aficionados al fútbol españoles que no se han tragado la campaña de maquillaje puesta en marcha por sus periodistas palmeros y manipulables.



Cristiano Ronaldo ha dejado a Florentino con un palmo de narices

Pero no iban a acabar ahí las desgracias de Florentino Pérez. Porque lo de Cristiano Ronaldo iba en serio. El presidente blanco se tomó a broma las amenazas de los periodistas de cámara de Cristiano Ronaldo, los que reciben exclusivas a cambio de sesiones de masaje mediático. No era la primera vez que Cristiano amenazaba con marchar. Tampoco sería la primera vez que Florentino reconducía la situación echando mano de su mano izquierda. Pero esta vez iba en serio y Cristiano le ha dejado plantado y con un palmo de narices. Y se ha ido cobrando en la Juve lo mismo que le daba el Real Madrid. 

Y ahora a buscar, de nuevo deprisa y corriendo, un sustituto para el crack. Y con los precios por las nubes y sin nadie que le garantice el rendimiento de Cristiano Ronaldo. Pero ese ya no es problema del portugués, que se lo ha aclarado a Florentino a la cara con una sonrisa de oreja a oreja celebrando su fichaje por el que a partir de ahora será para él el mejor equipo del mundo.