2018-07-17 19:07 FC Barcelona Por: Fede Peris

Luis Enrique acaba con todo lo que huele a Lopetegui en la selección

Luis Enrique no quiere protagonismos, renuncia al despacho de Lopetegui y pide un espacio diáfano en el que puedan trabajar conjuntamente todos los integrantes del staff técnico de la selección.



Luis Enrique Martínez será presentado de forma oficial el jueves como nuevo seleccionador de España. Hoy ha visitado las instalaciones de la Ciudad del Fútbol en Las Rozas con su equipo técnico. A pesar de que seguirá viviendo en Barcelona, su lugar de trabajo estará en Madrid durante los dos próximos años. Luis Enrique ha querido marcar distancias con su antecesor en el cargo Julen Lopetegui.

Luis Enrique ha declarado que "siento orgullo y una ilusión tremenda. La selección siempre es algo especia, y más en el caso de esta selección que viene de ganar recientemente muchas cosas. Siempre dije que era uno de mis objetivos. Ha salido ahora la oportunidad me veo más que preparado e ilusionado, y con muchísimas ganas de empezar".  Lo dice alguien que vistió la camiseta de la selección española en 62 ocasiones, anotando 12 goles, y logrando la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. LUis Enrique ha confesado que para él es "un estímulo grande el de volver a ganar de nuevo y a jugar bien al fútbol".



A la espera de confirmar la identidad de los componentes del staff técnico que acompañará a Luis Enrique en su aventura como seleccionador nacional, se sabe que Robert Moreno, Joaquín Valdés y Jesús Casas seguirán trabajando con él, no así Juan Carlos Unzué, que fue su segundo entrenador en el FC Barcelona.

Marcar distancias con Lopetegui

Luis Enrique se ha proecupado de marcar las distancias con su antecesor en el uso de las instalaciones de la Federación. A diferencia de Julen Lopetegui, que optó por traicionar a la selección española para irse al Real Madrid dos días antes de empezar el Mundial, lo que pone en evidencia su grado de compromiso con el equipo de todos los españoles, Luis Enrique no quiere un despacho único, tal y como acanza el diario Sport, sino un espacio diáfano en donde puedan trabajar conjuntamente todos los integrantes del staff técnico.

Es una manera de desmarcarse de las costumbres que han imperado en la selección española en los dos ñultimos años.



 

 


Deja tu Comentario