2018-08-10 16:08 FC Barcelona Por: Redacción MB

Malcom lo pasó muy mal durante su infancia en Brasil

El reciente fichaje del FC Barcelona tuvo una infancia muy dura en su país natal



Estamos acostumbrados a reconocer a los grandes futbolistas por sus épocas en Europa. Aquí, tienen de todo, y como tal, llegan a ser en ocasiones derrochadores. Pero hay una serie de jugadores, sobre todo brasileños, que en su infancia y parte de la adolescencia, estaban destinados a otra cosa que no era el fútbol.

De hecho, muchos de esos cracks, han llegado a ser quienes son gracias a los esfuerzos que han tenido que hacer sus familias y ellos mismos para alcanzarlo, lo que dignifica mucho más la profesión que realizan hoy en día.



Uno de esos ejemplos es el flamante fichaje del Barça, Malcom. El jugador nació en una favela en Brasil y él mismo ha reconocido que perdió parte de su infancia por los problemas que existían en su familia.

Asimismo, ha dicho en una entrevista que parte de la culpa de que sea profesional del fútbol se la debe a su abuela, que vendía sus sartenes para que él pudiese entrenar: "No sé si la gente lo sabe pero mi abuela vendía sartenes de cocinar para que yo tuviese dinero para poder ir a entrenar. Todos los niños tenían dinero para entrenar, yo lo dije en casa y mi abuela vendió las sartenes. Pocos hacen eso. Es como mi segunda madre". 

En relación a esto, ha hecho un emotivo recordatorio y ha comentado que “mi familia va en primer lugar. Hicieron mucho por mí. Por mucho que haga yo por ellos, no es ni un tercio de lo que merecen pero intentaré ayudarle como ellos me ayudaron para traer comida y que pudiese crecer".



Malcom viene para ser importante

En la misma entrevista, Malcom ha comentado que ha firmado por el Barça porque quiere emular a todos los brasileños que triunfaron en el club blaugrana y que no quiere pasar desapercibido:  “Quiero ser un ídolo como los brasileños que estuvieron aquí. El Barça es más que un club. Siempre que jugaba con videojuegos, al FIFA, por ejemplo, lo hacía con el Barça. Me identifico con el tiqui-taca, su estilo de juego”.

Además, ha hablado de cómo fue su inicio en esto del fútbol, recordando el día que tuvo una prueba con el Crointhinas: “Tenías 10 minutos para demostrar tus cualidades. Me ayudó Dios porque ahí si haces un regate de más puede que te consideren individualista”.


Deja tu Comentario