2018-08-31 16:08 Real Madrid Por: Redacción MB

Luis Enrique apuesta por La Fábrica del Real Madrid

Luis Enrique cambia de bando y apuesta por La Fábrica por delante de La Masía



Cuando todo parecía indicar que la llegada de Luis Enrique iba a teñir de azulgrana a la selección española, su primera lista de convocados no ha hecho más que afianzar lo que ha estado ocurriendo en los últimos años.

Y es que el Madrid le ha dado la vuelta de manera considerable al equipo nacional. La poca salida de futbolistas de élite de La Masía y el gran auge de La Fábrica hacen que las selecciones nacionales en todas las categorías estén repletas de futbolistas madridistas o crecidos en la cantera blanca. Y cómo no, la absoluta no es una excepción, esté Luis Enrique o esté cualquier otro entrenador.



Por eso, entre los 24 primeros jugadores que llama ‘Lucho’ hay 6 futbolistas del Madrid por tan solo 2 del Barça, una diferencia que hacía mucho tiempo que no existía y que no se podía esperar con Luis Enrique al mando. Pero la evidencia no se puede esquivar.

Por eso, el nuevo seleccionador ha llamado a Carvajal, Ramos, Nacho, Asensio, Isco y Ceballos, como la gran novedad, mientras que de los otros 18 jugadores restantes, un total de cuatro futbolistas han crecido en La Fábrica: Morata, Rodrigo, Diego Llorente y Marcos Alonso.

Al final no es tan antimadridista

Muchos han sido los que han acusado a Luis Enrique de antimadridista a lo largo de su carrera deportiva. Incluso, tras haber firmado su nuevo cargo como seleccionador, el sentimiento de muchos madridistas ha sido de repulsa, ya que se trata de un futbolista que dejó el club blanco para fichar por el eterno rival y que siempre ha dedicado malas palabras a una entidad que le permitió ser profesional.



Acorde a su manera de ser, que tal y como define él mismo es muy complicado que pueda cambiar, lanzó en su presentación un nuevo pulso a toda la parroquia blanca. Preguntado sobre su antimadridismo, contestó que a todos aquellos que lo acusan "les diría que les quiero muchísimo y estoy abierto a dar mi mejor versión".

Aquella fue una respuesta correcta, aunque si no se conociese la ironía que rodea a Luis Enrique en todas sus palabras lo hubiese sido más. Lo que tiene que tener claro es que ahora ya no es el técnico del Barça, sino del equipo nacional, y que como tal, no puede ni debe ir faltando el respeto al sentimiento de los clubes ni mucho menos ser irónico con la afición. Luis Enrique ahora dirige el equipo de todos.


Deja tu Comentario