2018-09-05 17:09 FC Barcelona Por: Redacción MB

El Real Madrid sólo supera al Barça en juego sucio

Los datos reflejan que el VAR ayuda a que se vea la verdadera cara del Madrid



Ni en la clasificación, ni en goles, ni en juego. El Real Madrid no supera al Barça en ninguno de los aspectos básicos de la competición, tan solo en uno: El juego sucio. Y es que el VAR está sirviendo para que se vea la auténtica cara madridista, ya que el conjunto de Lopetegui lleva ya 5 tarjetas amarillas en tan solo tres encuentros ligueros, mientras que el de Valverde acumula tan solo 2.

Además, en relación a la cantidad de faltas de uno y otro equipo, el Madrid se desmarca completamente del Barça con un total de 33 faltas cometidas, a más de 10 por partido. Por su parte, el Barça lleva un promedio de menos de 8 por encuentro, dejando el total en 23 hasta la fecha.



Por lo tanto, queda claro que el Madrid, año tras año, y haya las revoluciones arbitrales que hayan, siempre va a estar pro delante del Barça en aspectos antideportivos.

El Madrid cae en los brazos de Guardiola

Decía el refrán que si no puedes vencer al enemigo, es mejor unirte a él. Y precisamente en esas está el Real Madrid, que en los últimos años hemos ido viendo cómo despreciaba su juego vertical y de contraataque que tan pocos resultados le estaba dando, para pasarse al manejo de los partidos y del tiki-taka.

Y  es que aunque en La Caverna han criticado hasta saciarse esta manera de practicar el fútbol, ahora están viendo en sus propias carnes lo efectivo que es. El Madrid de Lopetegui ya ha acabado por confirmar ese cambio de tendencia que se estaba dando con Zidane, y ahora el conjunto se asocia más y tiene un juego copiado a pies juntillas del de Pep Guardiola, el verdadero precursor de esta forma de jugar.



El Madrid domina el balón los 90 minutos, al menos ante los equipos ante los que se ha enfrentado, habrá que ver cuando llegue el Barça o alguno de los grandes de Europa, y eso le hace ganar los encuentros de manera holgada. 

Eso sí, este Madrid, por mucho que tenga individualidades, no tiene ni a Xavi, ni a Iniesta ni a Busquets, etc., por lo que la expresión del tiki-taka no será nunca la que el Barça de Guardiola ofreció al mundo. Gracias Pep.


Deja tu Comentario