2018-09-08 19:09 FC Barcelona Por: Fede Peris

El drama que está viviendo un canterano al que llaman "lesbiana"

Héctor Bellerín recibe insultos homófobos de su propia afición del Arsenal, que ha llegado a corear la palabra "lesbiana" dirigida a él.



Héctor Bellerín, un lateral con gran proyección en la cantera del Barça llamado a ocupar una plaza en el primer equipo azulgrana, optó por largarse al Arsenal con 16 al olor del dinero y las promesas de Arsene Wenger, que le prometió un paraíso que luego no fue tal.

Pasados los años, Bellerín, que llegó a ser llamado para la selección española absoluta, ha desaparecido de los planes de Lopetegui primero y de Luis Enrique después y continúa su carrera en el Arsenal, en donde su vida no es precisamente de color de rosa. Hace dos veranos intentó volver al Barça, pero en el Arsenal no encontró la comprensión que recibió del club azulgrana cuando tenía 16 años y quiso irse. El club gunner se subió a la parra e intentó hacer un negocio redondo con un jugador que no le costó nada y por el que llegó a pedir 80 millones. 



Los propios aficionados del Arsenal le lanzan insultos homófobos

Ahora Héctor Bellerín ya ha olvidado sus sueños de volver y sigue en el Fly Emirates atrapaso por un contrato, en un equipo que no gana títulos y viviendo desagradables situaciones motivadas por su imagen, su gusto por la moda y las nuevas tendencias y su larga cabellera. Bellerín está siendo insultado por la grada del Fly Emirates Stadium, por su propia afición. En una entrevista concedida al diario The Times, Bellerín ha dicho:  "algunos aficionados son muy ofensivos. La mayor parte de los insultos me llegan online, pero otros se escuchan en el estadio. Me llaman 'lesbiana' porque llevo el pelo largo y después siguen con otros muchos insultos homófobos. Cuando juego mal, la situación se vuelve insostenible".

Bellerín admite que lleva dos años aguantando esta situación: "Ahora ya me he acostumbrado, pero puede hacer daño. Cada cierto tiempo te lleva a meterte en discusiones. El problema es que los aficionados tienen una idea de cómo un futbolista debe vestirse, cómo debe comportarse y cómo debe hablar. Y si te comportas de forma distinta de lo que esperan te conviertes en una diana. Es mucha presión. Se trata de algo muy peligroso, porque en la vida sería necesario ser libre de expresarse de cómo es es. El peor momento fue hace un año y medio, tuve que cerrar temporalmente mis cuentas en las redes sociales por los insultos que recibía. Muchas personas me dicen cosas bonitas, pero es normal concentrase en los insultos. Y cada día trato de aprender a combatir la situación de la mejor manera posible".


Deja tu Comentario