2018-09-24 09:09 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Hasta el Girona cree que la expulsión de Lenglet fue injusta

Pere Pons, protagonista de la acción de la roja al francés, se sinceró sobre lo ocurrido.



Gil Manzano quiso ser el protagonista en el Camp Nou y lo terminó siendo, aunque en detrimento del fútbol. El colegiado encargado de pitar el Barça-Girona demostró que también se puede perpetrar un 'atraco' en el césped con el VAR en funcionamiento, y se cargó el choque expulsando injustamente a Lenglet. Él y el madridismo fueron los únicos que vieron agresión en el lance con Pere Pons. De hecho, hasta el jugador del club gerundense mostró su sorpresa por la expulsión, que dejó clara tras el partido que fue del todo exagerada.

 "Es una acción al límite. Sí que he recibido un golpe, pero cuando me levanto del suelo, pido disculpas a Lenglet y le doy la mano porque nos han pitado falta en contra después de chocar y al principio pensaba que era falta mía", reconoció Pons tras el choque en toda una muestra de honradez y deportividad. Sin embargo, el del Girona también agregó que "nadie tuvo la culpa y al final quien decide es un tercero, el VAR".



"No he notado el contacto con el codo de Lenglet".

Además, el propio jugador que pugnó con Lenglet en la acción de la roja directa aseguró que "no he notado el contacto con el codo", y quiso quitar hierro a la polémica del partido resaltando el encuentro de un Girona que se mostró incisivo desde el minuto 1: "Se ha hecho un trabajo increíble y me molesta que ahora solo se hable de esa acción", se quejó.

Incluso los rivales han dejado claro la gran 'equivocación' de Gil Manzano, al que el Barça ya ni siquiera espera que le metan en la 'nevera'. Está claro que ni con el VAR el equipo azulgrana está a salvo.


Deja tu Comentario