2018-09-26 16:09 Real Madrid Por: Redacción MB

En el Barça se vuelven locos con el VAR

El club azulgrana arremete duramente contra el VAR sin ningún tipo de razón



En el Barça están que trinan con las decisiones que se están tomando en los partidos gracias al VAR. Y es que Lenglet fue expulsado por propinar un codazo que podría haber hecho mucho daño a Pere Pons del Girona, pero para los culés, esa acción no era ni merecedora de sanción, algo que contrarresta con lo que dice el reglamento.

El VAR está para cumplir el reglamento a raja tabla, lo que pasa es que cuando llevas viviendo muchos años aprovechándote de él por ser el Barça, lógicamente su implantación resulta perjudicial y provoca quejas porque en condiciones normales, el encuentro del domingo lo hubiesen ganado de manera clara.



Vaya, vaya... El cazador cazado deberán estar pensando los más críticos en Barcelona. Y es que esa acción y todas las que vendrán van a ser puestas en tela de juicio, como lo que dijo Busquets al finalizar el partido: “Estaría bien que el VAR se usara de una manera correcta y fuera el mismo criterio para todos los equipos”, no siendo ni objetivo ni consciente, que efectivamente el VAR se utiliza para todos por igual, y no hay ninguna caza de brujas ante el Barça, sino todo lo contrario, la justicia ha llegado al fútbol, señor Busquets.

Lo cierto es que entre los jugadores culés ha quedado la sensación de que ni con la tecnología a disposición de los árbitros están seguros de contar con un juicio justo en las jugadas polémicas que se den sobre el césped. Apenas llevamos unas jornadas de Liga y en el Camp Nou ya se respira indignación.

Messi y su falta de humildad

Leo Messi sigue empeñado en ser un mal ejemplo para todos. Pese a sus cualidades futbolísticas, muchas son las ocasiones en las que se le recrimina su falta de moralidad y fair play sobre el terreno de juego y fuera de él, ya que se le ha atribuido infinidad de discusiones con compañeros, los cuales han tenido que abandonar el equipo culé o incluso han dejado de ser seleccionados con Argentina.



Y cuando pierde o, directamente no gana, Messi siempre hace una de las suyas. La última fue ayer, que tras el partido que acabó 2-2 contra el Girona por una expulsión más que justa de Lenglet, ya que mete el codo en la cara de su rival, el actual capitán azulgrana se dirigió al colegiado, Gil Manzano y le negó el saludo para despedirse del campo.

Es una falta más de respeto en la innumerable lista que ha protagonizado el argentino, que con detalles como este jamás pasará a la historia como pretende. A Messi le falta mucha más humildad de la que presume y dicen que tiene, y eso tiene que demostrarlo sobre el césped.


Deja tu Comentario