2018-10-08 08:10 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Al Barça le volvieron a robar en Valencia

Dos acciones denotaron que los culés volvieron a topar con un árbitro 'casero'.



Ni con el VAR implementado puede estar tranquilo el Barça, que ya pudo comprobar en el Camp Nou contra el Girona, además de en otros choques, que la tecnología no ha sido suficiente para poner justicia en los partidos. Anoche, en Valencia se produjeron dos situaciones de las que el equipo blaugrana salió clara e injustamente perjudicada, una de ellas con posibilidad de gol.

Corría el minuto 21 cuando Luis Suárez, que encaraba el área, fue derribado por Gayá al límite de la línea. La afición culé pidió penalti, aunque las cámaras demostraron que la infracción se había cometido fuera del área, por muy poquita distancia. Sin embargo, según el árbitro no hubo ni siquiera falta, lo que privó al equipo de Valverde de un lanzamiento desde una posición privilegiada, algo que con Messi se traduce en medio gol.



Las dos decisiones vergonzosas del árbitro en Mestalla.

No contento con su actuación, González González hizo de nuevo gala de su pobre sentido de la justicia, esta vez en una jugada sin discusión en la segunda parte. Coutinho se lanzó al ataque, y el capitán Parejo empezó a agarrarle de la camiseta de forma flagrante y durante varios segundos, ante el pasotismo del colegiado, que esperó a que el brasileño se zafara ante la constante falta para parar el juego y amonestarlos a ambos.

En otras palabras, el colegiado se encargó de minimizar en cuanto pudo las ocasiones del Barça, y su misión dio resultado. El gran perjudicado, como ha sido en otras ocasiones: el fútbol.


Deja tu Comentario