2018-10-11 16:10 Fichajes Por: Redacción MB

El PSG coge una rabieta con el Barça por el inminente fichaje de Rabiot

La más que probable llegada de Rabiot al Barça en enero ha supuesto que el PSG se enfade con el club blaugrana



Si hace unos días Josep María Bartomeu declaraba que se alegraba de que la UEFA interviniese en el ‘Fair Play financiero’ del PSG, ahora con la llegada más que segura de Rabiot al Barça, el club francés ha decidido declarar la guerra.



La rabieta que han cogido es de tal dimensiones que Al-Khelaifi, presidente del PSG, ha negado a uno de sus directivos a asistir a una cumbre que va a organizar el Barça el próximo mes y quiere romper todos los contactos que tiene con el club blaugrana.

El PSG no puede soportar que uno de sus pilares de la cantera, Adrien Rabiot, quiera salir del equipo en dirección al Barça, rechazando su renovación hasta en cuatro ocasiones en lo que va de año. De hecho, durante el verano ya estuvo cerca de fichar, pero un desacuerdo entre las partes paró las negociaciones y Rabiot tendrá que esperar hasta enero para poder llegar al Barça.



Por su parte, el PSG va a hacer lo imposible para que las relaciones entre ambos clubes queden destrozadas.

El acuerdo entre Rabiot y el Barça

El Paris-Saint Germain no para de intentarlo, pero hasta el momento Adrien Rabiot no ha cedido. El medio especializado en información del equipo parisino, ‘Paris United’, ha afirmado que el centrocampista galo ha rechazado por cuarta ocasión una oferta de renovación de los franceses.

De acuerdo a esta información, el Paris-Saint Germain le habría ofrecido 9 millones de euros netos por temporada a los que se podrían sumar una serie de variables que lo aumentarían. Sin embargo, Rabiot parece tenerlo claro y prioriza salir en busca de nuevas aventuras que continuar jugando en su país natal.

Este mismo medio ya informó hace varias semanas que Adrien Rabiot había alcanzado un acuerdo con el FC Barcelona para el próximo verano, por el que llegaría libre al equipo catalán. Este estaría centrado en un salario de 10 millones de euros netos (sin variables) por temporada y una prima de fichaje de otros 10 millones de euros. Es decir, que nada más firmar, se embolsaría dicha cantidad.

Sin duda alguna se trataría de un acuerdo más económico del que pretendía el PSG el pasado verano, cuando pidió entre 40 y 50 millones de euros al FC Barcelona por un jugador al que le quedaba un año de contrato.