2018-10-11 17:10 Real Madrid Por: Redacción MB

Manolo Lama: "Bale es un enfermo"

El periodista de la Cadena COPE ha tildado de enfermo a Gareth Bale



Manolo Lama ha asegurado que Gareth Bale es un enfermo. Y no lo ha dicho con segundas, sino que se ha referido a que tiene un gran problema psicológico que debería tratarse para poder dedicarse al fútbol. O al menos para poder jugar en el Real Madrid.

Y es que, la cantidad de lesiones que ha sufrido el galés en sus años de blanco, las achaca el periodista a esos problemas mentales que sufre: "Bale quiere jugar, pero es un enfermo. Se me entienda. Su cuerpo está mejor que su cabeza. Tiene un problema psicológico más que muscular".




Manolo Lama ha dicho así que esos problemas no son más que producto de su cabeza y que debe mejorar y sanarse en ese aspecto de manera rápida. Además, ha comentado que en el encuentro que va a jugar su selección contra España, "él estará en el hotel y pensará que no tiene ningún dolor", y que "tendrá molestias, tendrá fatiga, pero no tiene ninguna lesión. Si mañana fuese la final de la Champions League, él jugaría".

Florentino no esperará más a Bale

Florentino quiere que coja el relevo de Cristiano Ronaldo como líder del equipo y no quiere esperar final de año para ver si el galés le vale como crack indiscutible. Por ello, si en marzo sigue lesionado o desaparecido, el presidente blanco lo tiene claro: lo venderá al Manchester United e irá a por Eden Hazard.

Bale suma ya nueve partidos oficiales esta temporada, en los que ha marcado cuatro tantos y repartido tres asistencias. Su presencia en el terreno de juego, en este momento, resulta esencial, por lo que en el Madrid están tranquilos. Sin embargo, mirando al futuro, la irregularidad del galés es un lastre. Mientras, Hazard no deja de brillar en el Chelsea, que ni juega Champions.

A Zidane le sobraba Bale

Zidane era consciente de que la plantilla tricampeona de Europa que manejaba en Valdebebas necesitaba nuevas aportaciones externas y que era necesario sacrificar a alguna de las estrellas para mantener el nivel tanto en España como en Europa. Las constantes lesiones de Bale pusieron de los nervios al técnico, que, al no poder contar con él de manera regular, prefirió apostar por Isco o Asensio. Y el final de temporada de Bale, siempre en el banquillo, ya daba una pista de los planes que el técnico tenía para la estrella galesa.

El objetivo de Zidane, al margen de la Champions League, era crear un equipo competitivo para luchar también por la Liga, una competición que la temporada pasada dejó al equipo blanco en la tercera posición a 17 puntos del campeón. Y para luchar por el torneo de la regularidad Zidane quería a jugadores regulares, que aguantaran la exigencia de 38 partidos a un nivel mínimo de excelencia. Y ese no era el caso de Bale, que además cerraba el paso a Isco y Asensio y, por otra parte, no conseguía sintonizar con Cristiano Ronaldo.