2018-10-13 16:10 El Soplo Por: Fede Peris

Piqué organiza un incendio en el puesto de mando del Barça

Existe indignación en la directiva del Barça por las distracciones de Piqué con la Copa Davis en el momento en el que más lo necesita el equipo y peor está rindiendo.



La paciencia tiene un límite, y buena parte de la cúpula dirigente del FC Barcelona entiende que a Gerard Piqué no se le pueden consentir ya más caprichos.



El contrato de Gerard Piqué es uno de los más altos de la plantilla del Barça, está en el segundo escalón tras Messi, de la escala salarial de la plantilla blaugrana. Y en la junta directiva que lidera Josep Maria Bartomeu crece el número de indignados con el comportamiento poco profesional de Gerard Piqué hacia el club que le paga.

Más pendiente de la Copa Davis que del Barça

Al margen de sus negocios particulares y de su ajetreada vida social, son muchos en el Barça los que piensan que desde que Gerard Piqué anda metido en el "business" de la Copa Davis, su rendimiento en el Barça ha bajado porque tiene la cabeza en otro sitio que no es en el terreno de juego.



La sospecha de que la estresante vida de Piqué afecta a su rendimiento en el Barça ha alcanzado su punto álgido con el viaje del central catalán a Shangai, en donde se está dsputando el Master 1000 de tenis, para resolver asuntos relacionados con la nueva Copa Davis que quiere poner en marcha. En el club entienden que en una temporada en la que está cometiendo demasiados fallos que le están costando goles y puntos al Barça, Piqué debería hacer un alto en su camino empresarial para centrarse en su profesión.

Aprovecha el descanso para hacer 20.000 kilómetros en avión

Y más ahora que, con Umtiti y Vermaelen lesionados, su papel en el equipo exige de mayores responsabilidades, dado que el Barça deberá afrontar sus próximos y decisivos compromisos ante Sevilla, Inter y Real Madrid con solo dos centrales: Piqué y Lenglet. Pero en lugar de aprovechar los cuatro días que ha concedido Valverde a su plantilla para descansar, ha optado por irse a la otra punta del planeta (10.000 kilómetros) para atender asuntos que nada tienen que ver con el Barça.

Piqué ha volado a Shanghai para convencer a Dkokovic, que no parece ver nada claro su proyecto de nuevo Copa Davis. Piqué entiende que es vital la presencia de Djokovic en la competición  que está a punto de nacer y en este momento negocia con él un replamentamiento de su posición.

Presidente de la empresa Kosmos

Hay mucho en juego, Piqué preside Kosmos, de la que es fundador, una empresa que, respaldada por el capital de Rakuten, está dispuesta a invertir 3.000 millones de dólares en los próximos 25 años para cambiar el formato de la Copa Davis de tenis, cuya nueva cara se estrenaría en Madrid, con quien hay firmado un contrato para los dos primeros años.

Y mientras Piqué lucha por salvar su proyecto, Bartomeu y sus directivos echan fuego por la boca y no se atreven a pararle los pies porque fue precisamente Piqué quien, desinteresadamente, atrajo a Rakuten al Barça con un contrato de patrocinio excepcional que permite a esta junta cuadrar sus balances y solventar su falta de capacidad para encontrar un sponsor.