2018-10-16 16:10 Real Madrid Por: Redacción MB

El misterio que envuelve a Gareth Bale

La lesión de Gareth Bale todavía no se ha hecho pública y se empieza a dudar de si existe



Un misterio está rodeando las últimas noticias sobre Gareth Bale. El jugador galés viajó con su selección aunque no ha disputado ni un solo minuto ni contra España ni contra Irlanda, este último por un problema en la ingle según se informo desde el País de Gales.

Pero a su vuelta a Valdevebas, el jugador ya se ha puesto manos a la obra, aunque lo ha hecho en solitario y se duda de que pueda estar el próximo sábado ante el Levante por esas molestias que arrastra. Pero ante toda esta tesitura hay una interrogante: ¿Qué le pasa exactamente?



Y es que el Real Madrid todavía no ha hecho público un comunicado en el que se informe de una lesión del galés, por lo que ya comienza a dudarse de que realmente exista.

Por eso, los rumores de que Bale puede estar volviendo a las andadas y canalizar problemas físicos inexistentes con problemas mentales empieza a preocupar en el madridismo, que confía que el sábado pueda vestirse y que realmente no haya ningún tipo de molestia en el futbolista.

A Zidane le sobraba Bale

Gareth Bale fue el desencadenante final del adiós de Zinedine Zidane al Real Madrid. El técnico francés pactó con Florentino Pérez su venta para el pasado verano, pero al final el presidente se echó para atrás y el técnico francés, sintiéndose traicionado, optó por dimitir.



Zidane era consciente de que la plantilla tricampeona de Europa que manejaba en Valdebebas necesitaba nuevas aportaciones externas y que era necesario sacrificar a alguna de las estrellas para mantener el nivel tanto en España como en Europa. Las constantes lesiones de Bale pusieron de los nervios al técnico, que, al no poder contar con él de manera regular, prefirió apostar por Isco o Asensio. Y el final de temporada de Bale, siempre en el banquillo, ya daba una pista de los planes que el técnico tenía para la estrella galesa.

El objetivo de Zidane, al margen de la Champions League, era crear un equipo competitivo para luchar también por la Liga, una competición que la temporada pasada dejó al equipo blanco en la tercera posición a 17 puntos del campeón. Y para luchar por el torneo de la regularidad Zidane quería a jugadores regulares, que aguantaran la exigencia de 38 partidos a un nivel mínimo de excelencia. Y ese no era el caso de Bale, que además cerraba el paso a Isco y Asensio y, por otra parte, no conseguía sintonizar con Cristiano Ronaldo.


Deja tu Comentario