2018-10-23 08:10 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Los socios del Barça están hartos del maltrato a sus símbolos

El batacazo de la Asamblea confirma el distanciamiento total entre afición y directiva.



Desde que Bartomeu llegó a la presidencia -de una forma que muchos no consideran legítima- el mandatario blaugrana se ha enfrentado ya a distintas crisis, algunas de ellas deportivas y otros fruto de unas decisiones que han sido más atribuidas a una empresa cualquiera y no a un club de fútbol cuyo poder ha recaído desde siempre en manos de sus socios. Unos socios que, en la Asamblea del pasado día 20, manifestaron su distanciamiento total con la línea de políticas de la Junta Directiva.

Las palabras "símbolo", "historia" y "valores", entre otras de enorme carga emocional, fueron recurrentes a lo largo del turno de palabras, que dejó una amplísima mayoría totalmente en contra de cambiar el escudo, una propuesta que llegó a calificarse de "logo" por un compromisario. En vista de que lo tenía todo perdido, al presidente no se le ocurrió otra cosa que hacer trampa y quitar la votación de la orden del día.



El escudo, detonante del socio contra Bartomeu.

Pero la polémica del escudo no es nada más que la gota que ha colmado el vaso. Las camisetas también han sido alteradas a merced de los intereses comerciales, como si de una marca de ropa más se tratara, así como muchos otros aspectos que para la masa social son considerados sagrados en la entidad blaugrana. Bartomeu ha conseguido que el enfado se haya generalizado en todos los perfiles de socio culé, lo que ha dejado en entredicho su credibilidad.

"Quiero explicar a todo el mundo que la evolución del escudo es la manera de adaptarnos a las nuevas tecnologías. Después de escuchar a los compromisarios entendí que había un planteamiento que hacía falta revisar porque no era aceptado por los compromisarios, por tanto decidí retirarlo para hacer una reflexión", siguió defendiendo Bartomeu en los micrófonos de Catalunya Ràdio tras su batacazo en la Asamblea. Quizá debería escuchar más las necesidades del socio y sus ideas sobre el club.


Deja tu Comentario