2018-10-26 18:10 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

El motivo real por el que el Barça rechazó la oferta de Mediapro

Jaume Roures argumenta que el Barcelona se negó a cerrar el acuerdo porque el socio de Mediapro no quiso retirar las acusaciones contra Sandro Rosell



Este viernes hemos sabido que el Barcelona rechazó una oferta de la empresa de comunicación Mediapro para ponerle su nombre al Camp Nou. Jaume Roures, socio fundador de Mediapro, lo explicó este jueves en la Cadena Cope y en el día de hoy hemos podido saber que Roures no dice toda la verdad.

A pesar de que el socio fundador de Mediapro dijo haber hecho una oferta para que la productora llevara el nombre del Espai Barça y que el FC Barcelona la rechazó por unos motivos concretos, la realidad no se ajusta. Es cierto que Mediapro tanteó el terreno sobre una posible oferta, pero jamás se llegó a presentar por rescrito.



Las mentiras de Jaume Roures

Pero, sobre todo, es importante destacar que Roures argumentó que la operación no se cerró porque el Barça pedía, como condición extra, que Roures retirará las acusaciones de espionaje sobre Sandro Rosell. Sin embargo, al no haber querido retirar la demanda judicial, el Barça se negó a cerrar el acuerdo.

Pues bien, la realidad es muy distinta al discurso de Jaume Roures. El club azulgrana rechazó la oferta por tres motivos principalmente después de haber mantenido varias reuniones aunque el principal era por no reunir los requisitos económicos.

Los motivos por los que el Barça rechazó a Mediapro

En primer lugar, el club azulgrana no quería cobrar los 300 millones que ofrecía Mediapro en plazos de 15 ‘kilos’ durante 20 años sino por avanzado durante el plazo de las obras (3-4 años), tal y como se suelen hacer las operaciones de ‘title rights’ para poder sufragar las obras. El Barça debía asumir además los intereses durante estos 20 años, por lo que se negó en rotundo.



En segundo lugar, se pidió a Mediapro desde el Camp Nou que retirara la demanda que tiene interpuesta contra el club por presunto espionaje industrial desde 2016 y contra elexpresidente Sandro Rosell. El Barça solicitó que el club dejara de estar demandado y Mediapro no accedió, por lo que la entidad azulgrana entiende que no puede llegar a un acuerdo con una empresa que le ha demandado.


Deja tu Comentario