2018-11-08 07:11 Opinión Por: Pedro Riaño

Modric: A cualquier cosa le llaman "The Best"

A Modric, el hombrecillo que lideró al Real Madrid en la debacle del clásico le llaman "The Best". Nunca tan poco pudo aspirar a tanto.



Le han dicho que es el mejor futbolista de Europa, le han nombrado "The Best" del fútbol mundial y en unas semanas hasta pueden darle el Balón de Oro como mejor futbolista del mundo. Ni él se lo cree... porque todo es mentira. Si Luka Modric es The Best es porque ya a cualquier cosa se le puede llamar The Best.



Modric lleva un 2018 penoso

Luka Modric es el mismo tipo que lideró al Real Madrid en el clásico llevándole al precipicio. Luka Modric es la cara del fracaso de un Real Madrid que en la décima jornada está más cerca del descenso que del título y el mismo que en mayo de 2018 acabó la Liga en tercera posición a 17 puntos del campeón. A ese, que lleva un año 2018 penoso y que se supone que es ahora mismo el líder de uno de los peores Real Madrid de la historia, le quieren coronar como el mejor.

Modric le debe The Best a Karius

Pero el mejor sólo es uno. El mejor. Y en la imagen que acompaña este artículo queda claro quién genera pánico entre los rivales y quién recula hacia atrás presa del mismo pánico. Modric "estuvo" en  el Real Madrid que salvó la temporada en siete partidos de Champions League aprovechando los favores arbitrales con el penalti de Benatia en el último minuto o las dos penas máximas que le hurtaron al Bayern o el festival de Karius en la final. Gracias a Karius Modric es hoy The Best. Así se escribe la gran mentira del fútbol. 



Comparación obscena

Modric también estuvo con Croacia jugando y perdiendo la final del Mundial. ¿Y...? También estuvo ahí Rakitic y, aún siendo un excelente futbolista, nadie en el Barça se atreve a cuestionar que Rakitic pueda ser mejor jugador que Messi. Cuando Modric ofrezca un partido de nivel once, como el que se le vio a Messi hace tres semanas en Wembley ante el Tottenham, marcando goles, dando asistencias, desbordando con regate, desbordando con velocidad y liderando y guiando a su equipo  a la victoria, entonces podrá establecerse la comparación. Con partidos nivel seis, siete (o cero) la comparación resulta sencillamenbte obscena.

Quienes hemos tenido el privilegio de disfrutar de Messi durante catorce años, asistimos con pena a la ascensión a los altares de este hombrecillo que el domingo llevaba el número diez en la camiseta y que dio en el Camp Nou la misma lástima que sus compañeros. Y se supone que él es el crack. ¿No es The Best? ¿Y dónde estuvo The Best durante el clásico? 



Hay que ser muy garrulo para imaginar, siquiera imaginar, que ese hombrecillo pueda ser mejor que el más grande futbolista que la historia del fútbol ha conocido. Uno es D10S, el messías. El otro... El otro es un farsante. Nunca tan poco pudo llegar a tanto.