2018-11-08 08:11 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Mourinho muestra en Turín la más impresentable de sus caras duras

El técnico del United, José Mourinho, sacó su vena más impresentable a relucir ante la Juventus.



José Mourinho ha vuelto a la carga, y lo ha hecho para mostrar desde Turín a todo el mundo su cara más impresentable en pleno partido de Champions. La visita de su Manchester United al campo de la Juventus se saldó con una remontada exprés del conjunto inglés en el tramo final de encuentro para dejar en 1-2 el marcador tras el gol de Cristiano Ronaldo para los italianos.



Fue tras el pitido final cuando el portugués montó uno de sus circos favoritos. Nada más señalar el árbitro el fin del encuentro, el luso se llevó la mano al oído y empezó a hacer burla y a desafiar a la afición local, que le había estado abucheando desde el primer minuto por su pasado interista. Los 'bianconeriBonucci, Chiellini y Dybala saltaron para enfrentarse a él, en una imagen que recordó al teatro que ideó tras eliminar al Barça en 2010 como 'nerazzurro', cuando saltó al campo y se topó con Víctor Valdés.

El teatro de Mourinho en Turín.

Al final, algunos de sus propios jugadores tuvieron que llevarse a su entrenador, una imagen lamentable que retrata al técnico como es: poco profesional, con actitud de equipo pequeño y falto de valores.



Pero, no suficientemente contento con su numerito, Mourinho todavía acusó a la afición rival por todo lo sucedido: "Me insultaron durante los 90 minutos y vine aquí para hacer mi trabajo, nada más. No ofendí a nadie, solo hice el gesto que quería escuchar algo más", se escudó en excusas el enternador del Manchester United, que ganó el partido pero perdió más decencia todavía.