2018-11-12 17:11 Crónica Rosa Por: Redacción MB

Sara Carbonero calienta las redes sociales

Sara Carbonero ha hecho que ardan las redes sociales tras una publicación en su Instagram



La periodista y pareja de Iker Casillas ha provocado una auténtica revolución en las redes sociales tras colgar una fotografía llena de sensualidad en la que no ha dejado indiferente a nadie.



Sara Carbonero ha posado con un elegante vestido y luciendo escote para sus seguidores en una fotografía que ha alcanzado rápidamente los 100.000 me gusta y una infinidad de comentarios positivos donde le han alabado por su pose y su elegancia.

La pareja de Casillas ha hecho calentar así las redes sociales después de que dijera que quería ampliar su familia con el portero del Oporto, asegurando que le gustaría tener el tercer hijo: “Me gustaría tener el tercero, pero no sé si ahora o cuando venga”.



 

 

A Sara la llamaban Pocahontas en la universidad

Sara Carbonero se ha convertido en una de las periodistas más exitosas de España. La ahora esposa de Iker Casillas ha triunfado como periodista y lo está haciendo empresaria y modelo. Una compañera de clase en la Universidad, María Jiménez, le ha escrito una carta en el portal Tribus Ocultas donde ha desvelado que tenía el mote de “Pocahontas”.

“Nunca fuimos amigas. Ni siquiera conocidas. Pero yo sí la conocía. ¿Y quién no? ‘Pocahontas’ la apodaron desde primero de carrera los que no tenían el placer de ser de su círculo de amigos. Su pelo largo y lacio, su tez morena, sus ojazos y su esbelta silueta hicieron fácil la elección de su mote.

Yo nunca supe el mío, aunque quizás nunca tuve. Recuerdo un día, esperando para hacer un examen en septiembre, que entró por la puerta con un top básico y un vaquero. Se hizo el silencio en la clase y todos la miramos. A eso me refiero. Yo no dejo sin respiración una clase entera ni ilumino una habitación con mi presencia. Tampoco cubrí un Mundial de Fútbol ni me besó mi novio delante de toda España, tras ganar la Copa del Mundo”, ha escrito.

María, que sí terminó la carrera de periodismo -no como Sara Carbonero-, se ha preguntado además: “Repito, ¿en qué me he equivocado? Antes me preguntaba si era envidia lo que siento respecto a ella. Para nada. Conforme avanzo tecleando estos pensamientos, cada vez estoy más segura de que lo que me pasa es que estoy decepcionada conmigo misma.

He hecho todo cuanto ha estado en mi mano para triunfar, pero obviamente he fracasado en el sentido en el que solo he conseguido ser una hormiga obrera más. Quizá el problema también esté en que yo, de base, no tengo el talento que tiene ella ni escribo como lo hace ella ni comunico de la misma manera”.