2018-12-09 18:12 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Florentino Pérez se largó de Huesca en el descanso

Florentino Pérez tenía que estar a las ocho en el Bernabéu para ejercer de anfitrión del River-Boca que se juega en la casa del madridismo.



Florentino Pérez estuvo en El Alcoraz de Huesca apoyando a sus jugadores, aunque sólo vio la primera mitad del Huesca-Real Madrid. El presidente blanco se fue pitando para llegar a tiempo del River-Boca que se disputa esta tarde en el Bernabéu.

Las obligaciones del presidente poco o nada tienen que ver con lo que sucede en el terreno de juego, ahí mandan los jugadores y el entrenador. Pero Florentino Pérez quiso estar con los suyos en Huesca aún consciente de la paliza que debía pegarse para aparecer esta tarde a las ocho en el Bernabéu ejerciendo su papel de anfitrión después de haber ofrecido su casa, el Bernabéu, para la disputa de la polémica vuelta de la final de la Copa Libertadores.



Florentino Pérez sólo vio la primera mitad

En el descanso Florentino se marchó de manera precipitada, dejando a Eduardo Fernández de Blas como máximo representante de la entidad blanca en Huesca. Y es que Florentino debía ejercer esta noche de maestro de ceremonias en su casa del Bernabéu recibiendo a las numerosas personalidades que se van a dar cita en el palco para ver el River Plate-Boca Juniors.

Entre las personalidades que han confirmado su asistencia al partido del Bernabéu está el presidente del gobierno Pedro Sánchez, José Guirao, ministro de Cultura y Deporte, Fernando Grande Marlaska, ministro de Interior, así como personalidades de alto nivel de la FIFA, la UEFA y la sociedad civil y deportiva de Argentina.

Por su parte, la expedición del Real Madrid también se marchó pitando de Huesca. Todos, Solari el primero, por su pasado en River, querían ver el partido de esta noche en el Bernabéu.




Deja tu Comentario