2018-12-11 08:12 Cristiano Ronaldo Por: Ricard Cardona

Las dos frases que convierten al "humilde" Cristiano en un impostor

Cristiano Ronaldo se ha dejado en evidencia a sí mismo tratando de echar pestes del Real Madrid.



Cristiano Ronaldo ya no es el que era, al menos desde que cambió Madrid por Turín. Sigue marcando goles a montones -otra cosa son los títulos que levante al final de temporada- pero lo cierto es que en estos meses ha querido postularse más como un enemigo que como un amigo para su ex equipo. Y prueba de ello son dos frases con las que se ha retratado a sí mismo como un impostor.



Así lo ha intentado, dejando caer que en el Real Madrid los jugadores son engreídos y él es humilde: “Aquí somos un equipo, en otros lugares alguien se siente más grande que los demás, pero aquí todos están en la misma línea, son humildes y quieren ganar. Si Dybala o Mandzukic no marcan, los ves felices, sonriendo. Para mí es hermoso, percibo la diferencia. Aunque en Madrid son humildes, aquí siento que lo son más. Es muy diferente a Madrid, esto es más una familia", ha asegurado recientemente.

La hemeroteca se 'carga' a CR7.

Unas palabras que se le vuelven en contra si tiramos de hemeroteca, concretamente a lo que dijo tras el primer derbi con Zidane en el banquillo: “Me molesta que digan que Cristiano ha bajado el rendimiento y por eso ha bajado el Madrid. Si todos estuvieran a mi nivel, a lo mejor iríamos los primeros”, o cuando puso notas: "Al equipo un diez, a mí un nueve...". Toda una muestra de egoísmo que hizo mucho daño al madridismo.



El mismo que pronunció estas palabras viene ahora a dar lecciones de humildad, sin duda vacías y que reflejan sus propios problemas. En vez de agradecer al Real Madrid haberle convertido en el mejor, CR7 sigue echando pestes porque no le quisieron dar el dinero que quería para seguir.