2019-01-06 23:01 FC Barcelona Por: Fede Peris

El Madrid presenta a un chicharelo para tapar sus vergüenzas

El Real Madrid presenta a Brahim para desviar atenciones, como una cortina de humo para tapar la humillación de un Barça que está ya a diez puntos sin acabar la primera vuelta.



Absolutamente vergonzoso. Aún no ha terminado la primera vuelta y el Barça ya le saca diez puntos al Real Madrid, con manita incluida en el Camp Nou. La marcha del Barça, que el Real Madrid no ha podido resistir, ha significado el despido de su entrenador Lopetegui y va camino de cobrarse una nueva víctima en Solari. Y todo por culpa del Barça... y de un presidente torpe que se equivoca demasiado.

El Madrid se caga en cuanto el Barça aprieta el acelerador

Como suele suceder cada año, el Madrid, que no aguanta el ritmo del Barça en el torneo de la regularidad, el que define al mejor durante 38 jornadas, lo deberá fiar todo a la Champions League, con la esperanza de que, como ha sucedido los últimos años, se le aparezca la virgen en forma de árbitro o el portero rival dé las máximas facilidades o la estrella rival se lesione a los diez minutos de partido. La Champions exige estar bien cinco o siete partidos. Y eso el Real Madrid sabe afrontarlo, especialmente cuando juega con el árbitro vestido de blanco.



Sin embargo, en La Liga, el equipo blanco se caga por la patilla en cuanto el Barça aprieta el acelerador. Este año también. Como siempre. Y nadie se acordará del responsable del desaguisado blanco, de quien hoy presenta a un chicharelo que no ha empatado contra nadie, Brahim Díaz, como si fuera Messi. Sólo para desviar la atención y engañar al personal para que no piense en el ridículo del Real Madrid ante la Real Sociedad y la realidad que marca la tabla clasificatoria.

El aparato de propaganda de Florentino engaña al personal

Y es que el aparato de propaganda del Real Madrid se ha especializado en engañar a su propia parroquia con mentiras asquerosas. Les hicieron creer que valía la pena robarle a España su seleccionador porque el Real Madrid lo iba a ganar todo con él. Y no. El presidente confio en Solari convencido de que sería el nuevo Zidane. Y no. Se fue Zidane y no se le buscó un recambio de garantías. Se fue Cristiano Ronaldo y no se fichó a ningún goleador contrastado. Preocupa mucho el futuro fichando a chavales de nivel B o C y se desatiende un presente penoso.

Y como el Real Madrid no funciona, hay que vender humo. Como con Modric, un jugador que está más para partidos de veteranos que de alta competición y nos lo han vendido como si fuera mejor que Messi. Tambien vendieron ilusión con Vinicius, un jugador de medio pelo del que nadie se acordará dentro de un par de años. Incluso han recurrido a Mourinho para generar la ilusión que nadie de la plantilla puede ofrecer. Ahora toca engañar al personal con la cortina de humo de la presentación de Brahim, otro fichaje llamado a calentar banquillo, como casi todos los que ha hecho Florentino Pérez



El presidente del Real Madrid no sabe hacer la O con un canuto

Pero nadie le exigirá explicaciones al presidente del Real Madrid, que tiene inmunidad mediática para cometer todas las torpezas que le apetezcan. Para recibir hostias ya está Bartomeu, que éste sí es el culpable de todo cuando el Barça pierde un partido, que es muy de tanto en tanto.

¡Cuánta mentira se escribe desde Madrid para salvarle el pescuezo a un presidente que está demostrando que no sabe hacer la O con un canuto! No hay más que ver a este Real Madrid de vergüenza ajena. Alguien deberá asumir responsabilidades. ¿O la culpa sigue siendo de Lopetegui? La culpa puede ser de cualquiera menos del culpable máximo.


Deja tu Comentario