2019-01-12 21:01 Prensa Merengue Por: Fede Peris

Pedrerol tiene un morro que se lo pisa: "Hoy debería dimitir más de uno"

Pedrerol manipula a su audiencia con un juego de manos: habla del VAR para evitar que el personal se acuerde del "innombrable" responsable del caos del Real Madrid.



Acostumbrados a sufrir a Josep Pedrerol en sus programas madridistas exigiendo la dimisión de Bartomeu cuando el Barça pierde un partido, ha resultado cómico verle estos días haciéndose el distraido para tapar a su amado Florentino sacándole de la crisis galopante de este Real Madrid que es el peor del siglo XXI.

Prohibido pronunciar el nombre de Florentino en época de derrotas

El Real Madrid está a diez puntos del Barça cuando todavía no ha acabado la primera vuelta (con el recado del 5-1 del Camp Nou incluido), Messi y Suárez han marcado más goles que todo el Real Madrid junto, el Levante y el Celta han anotado más tantos que el equipo blanco, ha saltado el entrenador, no hay sustituto para Cristiano Ronaldo, el Balón de Oro parece un pelele y nadie mete goles. Ni los fichajes. Y mientras tanto, el presidente va presentado bodrios en forma de megacracks que ni juegan ni dejan jugar.



Pedrerol lo tiene a huevo para preguntarse en uno de sus ceremoniosos editoriales por el responsable máximo de semejante desaguisado. Pero resulta que en Madrid tienen prohibido mentar a Florentino Pérez cuando la historia huele mal. Y no es un problema de Pedrerol. Es un problema de todos los que viven por ahí cerca. El presidente sólo está para los fichajes y para presumir de títulos. Entonces sí, entonces el presidente está detrás de todo.

Audiencia manipulada, adoctrinada y anestesiada

Pero ahora toca callar. Y eso Pedrerol, ejemplar bufón genuflexo de Florentino Pérez, lo sabe hacer muy bien. No le importa hacer el ridículo con tal de darle satisfacción a su amado presidente. "Hoy debería dimitir más de uno", decía tras la derrota del Real Madrid en casa ante la Real Sociedad.

Pero no se refería al presidente del Real Madrid, al secretario técnico (que es el mismo) o al entrenador (como si lo fuera). No. Alguien de los árbitros, alguien del VAR. Que dimitan. Resulta que la audiencia manipulada, adoctrinada y anestesiada de Pedrerol apenas se enteró de que el Real Madrid perdió en casa frente a la Real Sociedad y ante una afición que ya no va al Bernabéu por puro aburrimiento. No se enteró porque la noticia no era que el Madrid volvió a perder y volvió a hacer el ridículo mientras el Barça le ve de lejos por el retrovisor a diez puntos. La noticia no era esa. Lo importante es que el VAR perjudica al Real Madrid.



Por una vieja que maté, asesino me llamaron, sostiene el dicho popular. Para una vez que la clase arbitral no beneficia al Real Madrid, el pollo que han montado. Pero al tipo se le entiende todo. Que quede claro que existe una confabulación judeomasónica contra el Real Madrid y esa es la causa de que la imagen del equipo blanco sea lamentable y patética a lo largo de toda la temporada. Los árbitros y sólo los árbitros tienen la culpa.

Los árbitros tienen la culpa de todo

Seguramente por culpa de los árbitros Florentino Pérez envió al "carrer" a Lopetegui. Y seguramente por los árbitros se fueron Zidane y Cristiano Ronaldo. Es muy posible que los árbitros tengan la culpa del bajón de Modric, de que Mariano no sepa hacer la O con un canuto, de que Marcelo sea un coladero o de que Vinicius no sirva para ganar un partido.

Pero puede estar tranquilo el presidente innombrable. Para eso tiene a sus voceros de confianza que nunca le traicionarán. El nombre del presidente no saldrá jamás de la boca de sus gaiteros fieles si el horno no está para bollos. 

"Madrid, llorones, saludad a los campeones"

"Hoy debería dimitir más de uno", decía Pedrerol. Bartomeu, por ejemplo, por atreverse a humillar a su querido ser superior, le ha faltado decir. No lo ha dicho, pero seguro que lo piensa. 

Ya lo expresó en su momento Luis Figo, tan amado de repente por el madridismo: "Madrid, llorones, saludad a los campeones". ¿Era así, no? Pues nada, a seguir llorando mientras el Barça va lanzado a por su octava liga de las últimas once disputadas. Ya se sabe que La Liga es un chupito comparado con el excelso Mundialito que ha proclamado al Real Madrid campeón del mundo, pero pasarte un año entero mirando por el retrovisor y de lejos al Real Madrid, semana tras semana, es una satisfacción impagable. Porque dura, dura y dura.

Y Pedrerol a lo suyo. Que dimita alguno. Cualquiera menos Florentino, el innombrable. Y eso lo dice mientras se enguga las lágrimas de perdedor de quien sufre por un presidente que no se merece que el VAR, los árbitros, los jugadores, el entrenador, la prensa, la afición y el mundo en general se porten tan mal con él. 


Deja tu Comentario