2019-01-15 16:01 Real Madrid Por: Redacción MB

Isco esperará pacientemente la caída de Solari

Isco Alarcón se da por vencido en la etapa Solari y confía en que el técnico acabe pronto su mandato



La temporada de Isco desde la llegada de Santiago Solari al banquillo del Real Madrid está siendo nefasta. El jugador malagueño solo ha sido titular en 2 de los 17 encuentros que ha dirigido el argentino, lo que hace que se haya convertido en un futbolista de tercera línea en el club, ya que hay futbolistas que, a priori, no contaban mucho y han disfrutado de más minutos que el mediapunta.

Pero ante tal tesitura, Isco no se va a rendir. Él llegó a Madrid para triunfar y no se va a ir del Madrid sin hacerlo durante un largo periodo de tiempo. Por eso su pensamiento hoy por hoy es seguir como hasta ahora, ya que cree que su estancia en el club será mucho más larga que la del técnico que ahora mismo regenta al vestuario y que su situación se revertirá cuando abandone el club Solari.



Hasta entonces, Isco no tiene prisa, y ya ha ordenado a sus agentes que no le busquen una salida del equipo, porque abandonar el Madrid no está entre sus planes en estos momentos, aunque no juegue.

 

Descubren los motivos de la manía de Solari a Isco



Aunque ya forma parte del día a día del Madrid, lo cierto es que las continuas suplencias de Isco en el equipo de Solari siguen siendo noticia en cada partido. Y ahora, se ha descubierto el primer porqué para que esto siga siendo así.

Según se ha informado en ABC, el técnico argentino le dijo al malagueño cuando llegó al equipo que tenía que ser más dinámico en el ataque y no parar los contragolpes, ya que es sabido por todos que a Isco le gusta mucho acariciar la pelota y retenerla en sus pies.

Dice ABC que “Solari le expuso que deseaba un ataque más rápido y que no detuviera el contragolpe. Que soltara antes la pelota. Es decir, le estaba rogando que cambiara su estilo, que no caracoleara. Al malagueño le sentó bastante mal. Así empezó una mala relación que ha acabado en esta crisis que ahora el Real Madrid intenta solucionar”.

Aunque esto solo fue la punta del iceberg, ya que desde entonces han ido desencadenándose otras acciones que no han gustado a Solari, como lo que ocurrió en Éibar, donde el jugador le recriminó que lo sacara a jugar cuando el Madrid ya perdía 3-0. Sentencia el diario afirmando: “El colmo del enfrentamiento se produjo en Éibar cuando Solari sacó a Isco en el segundo tiempo con el 3-0 en el marcador. El malacitano se tomó esa entrada al campo como un castigo y no le dio la mano al entrenador. Discutió con Santiago Sánchez, ayudante del técnico, antes de partir hacia Madrid. Esa pelea verbal formalizó todo el antagonismo que hoy vemos y vivimos cada día en las declaraciones y en los comportamientos. El castigo disciplinario fue viajar a Roma y no vestirse. Quedó relegado en el estadio Olímpico romano. La sanción interna se hizo externa, pública, notoria”.


Deja tu Comentario