2019-01-18 09:01 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

El Madrid ya tiene funcionando el cagómetro

El dato que demuestra que el Madrid es un club pequeño incluso con sus propios jugadores.



Las críticas al Barça por la supuesta alineación indebida de Chumi han llovido especialmente desde Madrid. El club blanco ha visto un filón en el que atacar, aunque sin tener en cuenta que en lo que se trata de falsear alineaciones, es el paradigma indudable. No sólo en lo que se refiere a los propios onces, sino también en alterar las alineaciones del equipo rival para así debilitarlo.

El 'cagómetro' merengue ya está en marcha, y la prueba son los cinco cedidos que tiene el club blanco por LaLiga, que por contrato no se pueden enfrentar a su ex equipo.  El Madrid tiene actualmente cedidos a Lunin y a Óscar en el Leganés; a De Tomás en el Rayo; a Theo, en la Real Sociedad; y a Mayoral en el Levante. Ninguno de ellos ha podido medirse al equipo merengue, mermando de forma importante las opciones del rival blanco al prescindir de sus esquemas habituales.



El pésimo ejemplo de Florentino que nadie sigue.

Un ejemplo que otros equipos importantes en España no siguen, como por ejemplo el Atlético de Madrid o el mismo Barça. Un ejemplo en el caso culé lo encontramos en el fin de semana pasado, cuando Marc Cucurella, canterano blaugrana y cedido este curso al Eibar se midió al equipo de su alma con la camiseta del conjunto armero.

El Barça, en vez de malpensar y ponerse el objetivo de debilitar a su rival antes del partido, piensa en ganarle en igualdad de condiciones, incluso con la oportunidad que supone el buen partido de un cedido para recuperarlo de cara a un futuro. Mientras tanto, en el Bernabéu siguen aplicando indiscriminadamente el veto mientras que los resultados tampoco les son favorables.


Deja tu Comentario