2019-01-24 17:01 FC Barcelona Por: Redacción MB

¡Cacicada contra el Barça! El racismo no es atenuante para Wague

Wague, futbolista senegalés del Barça B ha sido sancionado con cuatro partidos



Otra cacicada ha tenido lugar en el fútbol contra el Barça. El futbolista senegalés del filial fue expulsado este fin de semana tras propinar un golpe a un aficionado y ha sido sancionado con 4 partidos sin jugar, pese a que el propio Wague pidió disculpas después y denunció cánticos racistas al respecto de esa agresión.

Basándose en el acta arbitral, que decía: "Golpear a un espectador en la cara al tratar de arrebatarle un balón, cuando el balón no estaba en juego", el Comité de Competición, ha sancionado a Wague con 4 encuentros después de que el propio futbolista argumentara que lo hizo después de estar recibiendo insultos racistas durante todo el partido y pedir disculpas.



Pero ni con esas, el Comité ha sido racional y le ha metido 4 encuentros al futbolista, demostrando una vez más la cacicada y la persecución que hay contra los jugadores del Barça.

El propio club al que se enfrentó el filial, el Ejea, agradeció las disculpas de Wague por redes sociales, pero el Comité ha actuado por su cuenta, una vez más.

Wague explicó los motivos

Este fin de semana, Wague, jugador del Barça ‘B’, fue expulsado en el partido ante el Ejea por agredir a un aficionado en una jugada en la que no le daba la pelota para sacar. Lógicamente, el colegiado acabó enseñándole la tarjeta roja porque la afición es intocable y Wague, aunque no fue fuerte, acabó dándole un golpe.



Eso sí, todo tenía un motivo como el propio futbolista ha reconocido, y es que la afición local no paró de proferir insultos racistas contra el joven jugador, y tal y como ha escrito en sus redes sociales: "Desde estas líneas, quiero expresar mis más sinceras disculpas a la SD Ejea y al aficionado del mismo Club por la conducta que tuve durante el partido de ayer, en un momento de nervios, cuando estábamos con el resultado en contra intentando remontar el partido, no tuve un comportamiento acertado y lo reconozco y quiero reiterar mis disculpas por ello".

Además, se explica, con completa justicia y ante una reacción de la afición que hay que eliminar de raíz, que "mi acción, intentándole arrebatar el balón a un aficionado para realizar el saque de banda, llega después de ser objeto de numerosos y reiterados insultos y cánticos racistas que no se deben tolerar nunca en un campo de fútbol".


Deja tu Comentario