2019-01-28 07:01 FC Barcelona Por: Fede Peris

Vinicius agrede a Hermoso y no hay árbitro ni VAR que lo expulse

También Sergio Ramos aportó un festival de ridículo teatro del malo e intimidó al árbitro abroncándole a dos centímetros de su nariz... ¡Y nunca pasa nada!



Son tantos años acostumbrado a hacer lo que le da la gana sobre un terreno de juego, que hoy lo ha vuelto a hacer. Sergio Ramos no ha aceptado una tarjeta amarilla que le ha enseñado el colegiado del Espanyol-Real Madrid, Gil Manzano, y le ha soltado una bronca de campeonato tocándose nariz con nariz.

Fue en el minuto 27  por un derribo al jugador del Espanyol Batistao.



Luego se queja la casposa caverna al servicio de Florentino Pérez de que si Luis Suárez esto o Luis Suárez lo otro. Lo cierto es que si hay un futbolista guarro en el fúrtbol español ese es Sergio Ramos: más tarjetas, más expulsiones, más malos modos... Más protestas y más cuento, teatro del malo. Ante el Espanyol, quizá molesto por la tarjeta que ha visto, se ha propuesto compensar haciendo teatro hasta conseguir que enb el minuto 34 Sergio García viera la tarjeta amarilla por una falta que no existió.

La agresión de Vinicius que no se ha pitado

Pero allí estaba Sergio Ramos dispuesto a hacer teatro del malo hasta que logró que castigaran a su compañero de profesión por una maldad suya.

Son las cosas con las que hay que contar cuando el Real Madrid está por medio. Ha yabido también una agresión descarada de Vinicius a Mario Hermoso, un pisotón dentro del área, que el árbitro ha liquidado mirando hacia otro lado y silbando. Y, por supuesto, el VAR no se ha deignado a analizar la jugada, no fuera a ser que se vieran obligados  ante la evidencia a aconsejar al árbitro que expulsara al último bluff del madridismo, ese delantero a quien quieren comparar con Messi y no pasa de ser un vulgar Robinho. Sus inicios son los mismos.




Deja tu Comentario