2019-02-06 17:02 FC Barcelona Por: Fede Peris

La prensa de Florentino los tiene engañados: ¡Lopetegui es mejor que Solari!

Más de tres meses después del cese de Lopetegui, el Real Madrid de Solari está peor que cuando su antecesor visitó el Camp Nou antes de que rodara su cabeza.



Si uno lee y escucha estos días a los mariachis que se encargan de propagar la verdad del ser superior por el mundo, resulta que Solari es mejor que Zidane, que Vinicius supera a Cristiano Ronaldo, que Brahim será mejor que Messi y que Benzema es el mejor nueve de la historia. 

Necesitan vender ilusión a una hinchada que está mosca porque su equipo lleva una década haciendo el ridículo en su liga. Y le venden mentiras para que se distraiga. Por ejemplo, que Solari es mucho mejor que Lopetegui y que Florentino hizo bien en propiciar el relevo en el banquillo.



Pero la realidad es la que es. Lopetegui fue fulminado el 23 de octubre después de sufrir la humillación de la manita en el Camp Nou. Lopetegui afrontó su partido ante el Barcelona en el Camp Nou a siete puntos.

¿A quién quieren engañar con Solari?

Solari, poco más de tres meses después, llega al Camp Nou para jugar la Copa a ocho puntos y después de haber permanecido durante cuatro jornadas consecutivas a diez puntos.

¿A quién quieren engañar con Solari? ¿A los mismos que ya engañaron con Lopetegui? El Real Madrid está a ocho puntos y ni siquiera es segundo de la clasificación. Aunque la mona la vistan de seda los gaiteros de la prensa bufandera de Florentino, mona se queda. Mona a ocho puntos.



Y Solari se mosquea porque Guardiola dice que el Real Madrid no está entre los tres mejores de la década. ¿Cómo lo va a estar si parece una banda? Si la estrella que despierta ilusión en el Real Madrid es un aprendiz que ha marcado cuatro goles en mil minutos es que algo no funciona ahí.

Algo que no es, naturalmente, el aparato de propaganda, que eso sí funciona a las mil maravillas. Nadie manejó mejor la mentira que los genuflexos adoradores de Florentino Pérez encargados de distorsionar la realidad para tener al personal encantado, que de eso se trata, con el VAR y otras sandeces que casualmente nada tienen que ver con los desatinos del presidente en el momento de tomar decisiones.

 

 


Deja tu Comentario