2019-02-18 16:02 Prensa Merengue Por: Fede Peris

Pedrerol le limpia la sangre a Florentino para que no le salpique

Como estaba previsto siempre que el Real Madrid se pega un batacazo, el nombre de Florentino no aparece en el informativo de Josep Pedrerol, el presidente del club de fans del dirigente madridista.



Lo que estaba previsto. Ni más ni menos. Hace tres días el Real Madrid iba a por el triplete, Solari era mejor que el Barça, Vinicius era mejor que Pelé, Maradona y Messi juntos y el Madrid se iba a comer el mundo. Hoy el Madrid vuelve a estar a nueve puntos del Barça cuando restan por jugarse sólo 42 puntos. ¿Y de quién es la culpa? De Florentino Pérez, no, desde luego.

Florentino Pérez no existe cuando el Real Madrid pierde

Lo anunciábamos ayer. Josep Pedrerol, en su labor de chico de la limpieza, cumpliría hoy con su trabajo a las mil maravillas limpiando la sangre del Real Madrid tras el tropezón ante el Girona de manera que el nombre de Florentino Pérez no apareciera por ningún lado ni saliera salpicado.



Normal, pensaréis, Florentino no juega. No fue él quien perdió ante el Girona. El tema es que tampoco juega Bartomeu, y para Pedrerol el presidente no sólo es el responsable absoluto de cualquier noticia negativa que pueda generarse en el Barça, sino que incluso pide su dimisión, como si su opinión pudiera tener algún peso en el barcelonismo. 

La cuestión es que Florentino Pérez sí tiene mucho que ver en los nueve puntos que separan al Real Madrid del Barça. Se le fue Cristiano Ronaldo y no ha fichado a nadie de su nivel para sustituirle. Se le fue Zidane y se equivocó gravemente con su sustituto y ahora, por su mala previsión, ha tenido que dejar a un equipo del nivel del Real Madrid en manos de un novato.

La culpa es de Marcelo, Balo o Solari... ¡claro!

Pero Pedrerol hace bien su trabajo. La culpa es de Marcelo, que estuvo fatal. O de Bale. O de Solari con su alineación y sus cambios. ¿Os imagináis cómo clavaría el puñal Pedrerol sobre Bartomeu si su amado Florentino le sacara 9 puntos de ventaja? No es el caso, y en momentos de crisis, Florentino Pérez no existe. Sólo puede salir en la foto en momentos agradables: presentación de fichajes ilusionantes (?) y celebración de títulos... Hoy, en su programa Jugones, sólo ha aparecido para mostrarle indignado por el "robo" en la final de Copa de baloncesto.



Y eso también lo ha tocado Pedrerol de la manera que más le pudiera gustar a su amado ser superior. Que parezca un robo al Madrid. Mucho hablar del tapón -que efectivamente fue un tapón legal- y con la boca pequeña, muy pequeña, mezclado con otras cosas, para que ni destaque, el hostión de Randolph a Singleton que vio todo el mundo menos los árbitros y que debió haber acabado con personal antideportiva: dos tiros libres y posesión del balón para el Barça a diez segundos del final. Es decir, nos hubiéramos ahorrado el ruido y el lloriqueo final de quienes han demostrado a lo largo de la historia que no saben perder, quizá porque están demasiado acostumbrados a beneficiarse de los errores arbitrales y no a sufrirlos.

En la memoria de Pedrerol no cabe el campo atrás de Llull

Pero eso a Pedrerol no le interesa. Su manipulación madridista le obliga a retorcer la realidad en una sola dirección. Ha recordado una personal de Claver del año pasado. Por supuesto, no se ha acordado del campo atrás de Llull de hace dos años. Ha pasado ya mucho tiempo de eso, ha debido pensar. Y seguro que a Florentino no le gustaría ver eso. Pedrerol en estado puro. La intoxicación al poder.

La cuestión es que viendo su programa a uno le queda la impresión de que al Madrid le han robado y al Barça le han regalado la Copa, que de eso se trata. Hasta Llull, al que se le oye de fondo, tiene más vergüenza torera que estos gaiteros de la tele: "¡Ganábamos de 16!", ha recordado a sus compañeros. Efectivamente, ganaban de 16 y algo harían mal los jugadores madridistas para dejarse neutralizar la ventaja. ¿O metieron todas las canastas del Barça los árbitros? 

Pero ahí estaba Pedrerol para manipular la información: "Es normal el enfado de Reyes y el de todos los madridistas" por "la vergonzosa jugada que ha dado la vuelta al mundo". Y el telepredicador se ha extrañado de que "hasta RAC1 reconoce lo que pasó: "¡Vaya robo!" podía oírse. Efectivamente, la prensa catalana no sigue los patrones genuflexos que rigen en los guiones de Pedrerol. Si ha sido un robo se dice. Pero el robo ha sido por el tapón. Si llegan a dar por bueno el tapón y, por tanto, hacen justicia, el robo habría sido al equipo al que no le pitaron el hostión de Randolph que también ha dado la vuelta al mundo. La diferencia es que Pedrerol no lo admitiría y ahora sólo hablaría de lo bueno que es Florentino que ha ganado al Barça en la final de la Copa del Rey. Entonces quedaría prohibido hablar de robos y al que se quejara se le acusaría de llorón y mal perdedor.

El toque a Granell

Y como estaba previsto también, no le gustó a Pedrerol que Granell, el capitán del Girona, dedicase el triunfo del Bernabéu a los presos políticos que están encarcelados en Madrid. "Que aclare si habla en nombre propio o del vestuario", ha dicho. No le ha gustado nada que Granell haya mezclado el deporte con la política. Lo que a Pedrerol sí le gusta es que el presidente del Celta ceda las instalaciones del club de todos los célticos para que el amigo Pablo Casado y el PP celebren allí un acto ante la disconformidad de la masa social céltica. Eso sí se puede hacer porque se trata del PP. Y ya se sabe, Planeta, PP, Pedrerol... Hay momentos en que incluso es conveniente mezclar la política con el deporte. Es hasta sano. Todo depende de quien haga la mezcla. (El pepero Josep Pedrerol se comporta como un felón rastrero)

 


Deja tu Comentario