2019-02-23 09:02 FC Barcelona Por: Fede Peris

Cristiano Ronaldo: ¿Se puede ser más idiota?

El gesto a la afición del Atlético: "Yo cinco Champions y el Atleti cero" le retrata como un auténtico majadero inmaduro y descerebrado.



Cristiano Ronaldo, fiel al estilo del Real Madrid del que se ha impregnado durante los últimos nueve años, ni sabe perder, ni sabe lo que es la humildad, ni la deportividad ni el sentido común. Durante nueve años le han hecho creer que es una vedette. Y se lo ha creído. El esto de ayer recordando con la manita sus cinco Champions y recordando que el Atlético no ha ganado ninguna, sólo confirma que a los 34 años no ha logrado madurar, que sigue siendo un niño consentido, malcriado y maleducado y que lo suyo no tiene solución. ¡Siempre será un majadero!

Su gesto de soberbia de ayer en el Wanda justificando su pobre rendimiento y el de su equipo ante el Atlético de Madrid echando mano de la historia le sitúa en la onda del señorío del Real Madrid, en donde siempre es posible recurrir a glorias en blanco y negro conseguidas bajo sospecha para justificar sus propias miserias.



Enrique Cerezo ya le dio anoche un buen zasca: "Dice que ha ganado cinco Champions, pero solo son tres. Las dos ante el Atlético no las ganó él", dijo refiriéndose al árbitro. Y en la última tuvo también mucho que ver el atraco a mano armada que fue objeto su actual equipo, la Juventus, en el Bernabéu, algo que en Turín no olvidan.

Nueve años de mala educación en el Real Madrid han afectado a sus neuronas

"Yo he ganado cinco y el Atlético cero"... ¡Qué bobo es! Pero a estas alturas de su vida ya no le vamos a cambiar. Nueve años de mala educación en Madrid le han afectado a las neuronas y será así para siempre: el más guapo, el más rico y el más bueno. Aunque en realidad no es el más rico, y es evidente, después de verle ayer ya con 34 años, tampoco es el más bueno. De hecho nunca lo fue. Y lo de guapo se lo debe creer porque se lo dice su novia. Y es que este tipo parece muy dispuesto a creerse lo que le dicen siempre y cuando sea lo que quiere oír. Es así de torpe.

Ha metido un gol en los últimos nueve partidos de la Champions League. Es evidente que ya no está para sacar pecho ni para enseñar tabletas. Por eso se refugia en el pasado. Presente, poco. Futuro, ninguno, A vivir del cuento dos años más en la Juventus, en donde tendrán que seguir aguantando sus niñerías. ¡Qué pereza!



¡Y Pedrerol todavía le defiende!

Tiene suerte de que todavía le queda algún Pedrerol por ahí dispuesto a limpiarle la cara de mocos, como hicieron durante los últimos nueve años en el Real Madrid. El hecho de convertirse en un traidor para la causa madridista no impide a estos mariachis de la pluma y el micrófono seguir babeando ante las estupideces de este tipo descerebrado. Hoy Pedrerol ha estado patético tratando de justificar ese gesto que evidencia algún tipo de anomalía mental. Dice Pedrerol que la afición del Atlético le llamó "moroso, violador y puta" y le invitó a "pagar a Hacienda".  "Mucha tensión acumulada. Demasiado bien aguantó los insultos. Meteos en su pellejo. El gesto estaba justificado", ha dicho Pedrerol situándose a la misma altura que la vedette impresentable.

Son iguales. Quizá por eso hicieron tan buenas migas.

 


Deja tu Comentario