2019-03-04 21:03 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Solari pierde el respeto del vestuario del Real Madrid

El trato de favor que está recibiendo Gareth Bale del técnico pone de los nervios al resto de la plantilla.



El grueso de la plantilla del Real Madrid ha perdido la sintonía con Santiago Solari por el trato de favor que está dispensado a Gareth Bale en detrimento de otros jugadores que se ganan en los entrenamientos un puesto en el once titular.

Santiago Solari se ha propuesto recuperar a Gareth Bale, como explica hoy el diario As, y el jugador galés no le está respondiendo a todas sus muestras de confianza. Le ofreció un puesto entre los titulares en el último clásico y eso no ha gustado en el resto de la plantilla, en donde Gareth Bale sólo tiene un amigo: Luka Modric.



Poco han ayudado para calmar la tensión las palabras del agente del galés, Jonathan Barnett, tras los últimos silbidos que le dedicó el Bernabéu en el clásico del sábado: "Deberían sentirse avergonzados. Gareth merece el mayor de los respetos. La forma en que los aficionados de Real Madrid lo han tratado es una desgracia".

Los jugadores del Real Madrid están hartos. No gustó que se largara casa cuando en el Real Madrid-Real Sociedad fue sustituido. No esperó al final en un encuentro en el que el Madrid perdía y buscaba afanosamente el gol del empate. Y no se lo han perdonado, como su falta de implicación y detalles como el del corte de mangas en el Wanda que no beneficia en nada al equipo. 

Los futbolistas prefieren a Mariano antes que a Bale

Sus propios compañeros esperaban que la marcha de Cristiano conseguiría implicarle más dentro del grupo, pero no ha sido así. Bale vive en su mundo al margen de los demás, y su nulo interés por aprender a desenvolverse en castellano no ayuda. Como detalles como el de no aceptar la felicitación de Lucas Vázquez después de anotar un gol ante el Levante. 



Los jugadores del Real Madrid no entienden la situación de Isco y que Bale reciba una oportunidad detrás de otra y que Solari no se cuadre ante él para exigirle una implicación y compromiso que no acaba de mostrar. Él prefiere ser uno más y delega en otros la función de tirar del carro.

A Solari le han hecho llegar los jugadores que sería hora de repartir oportunidades y ofrecerle a Mariano la ocasión de justificar su fichaje. En los entrenamientos demuestra su olfato de gol, que es lo que le falta al equipo, pero Solari no se decide a contar con él. Y eso le está llevando a perder el respeto de unos futbolistas que consideran que no es justo con su plantilla.

 

 


Deja tu Comentario