2019-03-09 15:03 Prensa Merengue Por: Fede Peris

La penitencia de Roncero: ¡Ahora se hace del Oporto!

Y la semana que viene, cuando el Olympique de Lyon visite el Camp Nou, Tomás Roncero se hará francés esperando que el Primo Zumosol consiga hacer lo que no sabe el Real Madrid: ganar al Barça.



Tomás Roncero es uno de esos flautistas de la prensa que toca al son que marca Florentino para una música que no tiene más letra que "¡Hala Madrid!". Tomás Roncero es uno de los muchos peones útiles que Florentino tiene repartidos por la prensa con la insana misión de distraer al personal con sus soflamas en forma de medias verdades o mentiras directamente.

El Real Madrid iba a ganar el triplete según Roncero

Roncero era uno de los que a principio de temporada nos martilleó a todos con eso del triplete que iba a ganar el Real Madrid. Normal que un equipo grande aspire al triplete, aunque el Real Madrid, que ya no está entre los ocho mejores de Europa ni entre los dos mejores de España, no lo haya logrado nunca.



Pero lo del triplete no era más que un globo sonda en un equipo descabezado y planificado con el culo. Hasta Sergio Ramos le echó en cara la mala planificación de esta plantilla a Florentino Pérez. Y ha pasado lo que ha pasado, que mientras las competiciones estaban en sus inicios, ha bastado con vender ilusión con Vinicius, Courtois, Odriozola y Brahim. Pero a la hora de la verdad, con VAR por medio y ya sin ayuda de los árbitros, el Madrid se ha convertido en un equipillo que no tiene nivel para aspirar a ningún título. Ninguno. Ni en Europa ni en España.

Roncero se hace del equipo del Primo Zumosol

Y, ahora, en el momento de confirmar que todas las bravatas que había soltado la caverna en agosto, septiembre y octubre, hasta el 5-1 en el Camp Nou, no eran más que humo. ¡Mentiras! Y la realidad coloca a cada uno en su sitio. Al Real Madrid y a Roncero. Al Real Madrid como un equipito que no aspira a nada y no tiene nivel. Y a Roncero como vocero de una gran mentira que ahora le obliga a ejercer de portavoz de un equipo pequeño que a falta de éxitos propios necesita hacerse de otro equipo o simpatizar con los rivales del Barça para que ejerzan de Primo Zumosol. Lo que no ha podido hacer el Real Madrid, ganarle al Barça, que lo hagan otros. 

Ahora Roncero se hace portugués y va con el Oporto. La semana que viene, cuando el Olympique de Lyon visite el Camp Nou, se hará francés. Es lo que tiene dedicar su vida a un equipo pequeño y contribuir, además, a su empequeñecimiento.



 


Deja tu Comentario