2019-03-09 13:03 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Ramos vuelve a enfrentarse a Florentino por el fichaje de Mourinho

Presidente y capitán siguen distanciados mientras Ramos huele su marcha ante la inminente llegada de Mourinho.



Jose Mourinho tiene apuntado a Sergio Ramos en su lista de descartes de la actual plantilla si acaba fichando por el Real Madrid. (Los cuatro cracks del Real Madrid que le sobran a Mourinho)



"O Mourinho o yo"

Pero el portugués no necesita ordenar la marcha de Sergio Ramos si él aterriza en el Bernabéu. El propio capitán del Real Madrid le ha advertido al presidente que si ficha a Mourinho, que no cuente con él: "O él o yo", le ha dicho. Y Florentino parece que se ha decantado por el técnico portugués, quizá también entendiendo que la edad del andaluz indica que lo mejor que le podía dar al Real Madrid ya se lo ha dado. 

Lo cierto es que después de los dos últimos encuentros que han mantenido el capitán y el presidente del Real Madrid, intercambio reproches mútuos, la tensión entre ambos se mantiene. Ramos viajará con el equipo a Valladolid a pesar de que no puede jugar, y se espera que en Pucela pueda producirse un tercer encuentro entre ambos que aclare posturas de cara al futuro. El capitán quiere que el club le consulte sobre las decisiones que va a adoptar en las próximas horas para expresar el punto de vista de la plantilla. 



¿Por qué está dolido Ramos con Florentino?

Y Florentino no tiene ningún interés en confiar su futuro planificación a una plantilla que le ha defraudado completamente. 

El diario As apunta hoy que las posturas entre ambos están muy distanciadas.Y apunta que Ramos está muy dolido porque Florentino no ha tenido con este vestuario que ha ganado cuatro Champions en cinco años palabras de elogio tan intensas como fueron las recriminaciones del pasado miércoles. Y el vestuario se siente herido.

Arenga de Ramos al vestuario

Ramos pronunció una arenga en el vestuario a sus compañeros, con palabras duras, conminándoles a luchar por la segunda plaza con todas sus fuerzas. Y exigió un cambio radical en Valladolid. El Atlético está a cinco puntos y una nueva derrota supondría una diferencia de ocho puntos que podría resultar insalvable cuando quedarían 33 puntos en juego: “El que no esté comprometido y no vaya a darlo todo, que se borre”, dijo Ramos a sus compañeros.