2019-03-11 14:03 Real Madrid Por: Fede Peris

Las tres razones que empujaron a Zidane a dejarlo (y no explicó nunca)

Tres razones han empujado a Zidane a dejar el Real Madrid "para que siga ganando" sin él.



Florentino Pérez lo sabía desde hacía semanas, pero mantenía la esperanza de poderle convencer. Sabía que si el Real Madrid encadenaba en Kiev su tercera Champions consecutiva Zidane dejaría su cargo de entrenador del Real Madrid. Sólo una derrota en Kiev le habría mantenido en el banquillo del Bernabéu.



¿Y por qué Zidane tomó una decisión tan repentina e inesperada en un momento de felicidad? Tres razones le impulsaron a dejarlo:

1.-El rendimiento en Liga y Copa le hace dudar de su plantilla

Zidane admitió en la rueda de prensa de despedida que, al margen del momento de su llegada al club, nada le había proporcionado más felicidad en sus casi tres años de entrenador del Real Madrid que ganar la Liga. Y paralelamente confesó que el peor momento vivido en este periodo fue la eliminación de la Copa del Rey ante el Leganés en el Bernabéu. Zidane trabajaba para ganarlo todo y vio que esta plantilla, que puede ser campeona de Europa sin problemas, es muy justa para abordar todos los objetivos. A Zidane no le hizo ninguna gracia acabar la Liga a 17 puntos del Barça y eliminado de la Copa por el Leganés. La Champions es muy importante, es lo máximo, pero a él no le borra el disgusto de las dos competiciones españolas. Y este detalle de una plantilla que no estaba preparada para luchar en todos los frentes le invitó a reflexionar sobre la necesidad de un cambio en el banquillo del Real Madrid.



 

2.-No quiso asumir el despido (necesario) de varios jugadores emblemáticos

Zidane era consciente de que esta plantilla necesitaba una renovación. Su apuesta siempre fue por los que estaban. No quiso a un portero para que Keylor estuviera tranquilo. No quiso a Neymar, ni a Mbappé ni a nadie. Decidió confiar en sus jugadores e ir a muerte con ellos, Y la apuesta le salió bien. Sin embargo, Zidane sabe que, aunque hizo pocos cambios en su plantilla en los casi tres años que dirigió al Real Madrid, había llegado el momento de hacer cambios "para seguir ganando", como él mismo ha reconocido, Y prefirió dar un paso al lado. No quiería ser él quien se encargara de firmar los despidos de jugadores a los que debía tanto y que tanto le habían dado. Los nuevos tiempos hablaban de Neymar y no de Cristiano Ronaldo, y él se borró de eso. Tampoco quiso participar el despido de Gareth Bale o Benzema. Son decisiones que debía adoptar otro. 

 

3.- No deseaba conocer el sabor del fracaso y se fue con las puertas abiertas

Lo repitió en varias ocasiones en la rueda de prensa del anuncio de su marcha: "Seguiré estando cerca de este club". No ha cambiado el Real Madrid por otro equipo ("no entrenaré la temporada que viene"). No es que dejara el Real Madrid porque encontró algo mejor. Zidane decidió irse porque su experiencia en el Real Madrid rozaba la excelencia y no deseaba conocer el sabor del fracaso, algo a lo que siempre están expuestos los entrenadores. Prefirió irse por la puerta grande, sabiéndose querido y sabiendo que cuando quisiera podría volver, porque las puertas del club iban a seguir siempre abiertas para él por el recuerdo que dejó como persona y como profesional. Fue inteligente. Se ganó la categoría de mito. Lo fue como jugador y también como entrenador.