2019-05-13 14:05 FC Barcelona Por: Carlos Muñiz

Este es el Real Madrid más inferior al Barça de la historia

Florentino está a punto de lograr su última gran contribución al barcelonismo: el peor Real Madrid de la historia.



El año pasado, con Zidane y Cristiano Ronaldo toda la temporada, el Real Madrid quedó a 17 puntos del Barça. Fue un año desastroso que la Champions League consiguió tapar con los regalos Karius y el golazo de Sergio Ramos cargándose a Salah en la final. Parecía que ese borrón no se podía superar. Pero sí. El Real Madrid está a un paso de sufrir la más humillante diferencia de puntos con el Barça de la historia.



Lo nunca visto: ¡a 18 puntos del Barça!

A falta de una jornada para que acabe La Liga, que ha vuelto a tener claro dominio azulgrana con una aplastante superioridad del equipo de Valverde sobre todos los demás, el Barcelona le saca 18 puntos al tercer clasificado, que es el Real Madrid, que incluso ha perdido su condición de mejor equipo de la capital de España. De hecho el Atlético también le saca siete puntos a su rival local. Si el domingo el Barça gana en Eibar firmará la mayor renta sobre los blancos, que es de 17 en la 1984-85 y la 2017-18. Incluso podría ser mayor si el Betis gana en el Bernabéu y se une este resultado a un victoria del Barça en Eibar. La diferencia podría llegar a los 21 puntos.

Aunque eso sí, el madridismo está feliz por Brahim anotó un golazo en Anoeta (3-1 a favor de la Real Sociedad) en la undécima derrota blanca en el campeonato liguero. Y también está muy feliz porque cada día le anuncian fichajes "ilusionantes". Aunque ninguno es Mbappé o Neymar, los dos únicos jugadores que pueden ilusionar a la frustrada hinchada merengue.



El Real Madrid ha perdido  contra el Barça (con manita incluida), Girona, Real Sociedad y Levante en casa y frente al Rayo, Valencia, Eibar, Barça, Alavés y Sevilla en sus desplazamientos. Y todo eso, contando con el vigente Balón de Oro y siete jugadores elegidos por France Football en su última gala en su equipo ideal del año. En eso ha convertido al Real Madrid la gestión de Florentino Pérez. 

Un nadaplete más para Florentino

Y, paralelamente, Florentino Pérez ha conseguido sacar del Real Madrid la peor versión de su historia. Humillado por el Barça en La Liga, despedido por el Barça en la Copa y ridiculizado por el Ajax en Europa. Un nadaplete más que añadir al largo historial del mandato de Florentino Pérez. 

De hecho, en La Liga el Madrid ya se había despedido del título en octubre. El resto de la competición sólo ha sido un calvario, cumpliendo el papel de comparsa, que tocará a su fin este somingo. Y eso que cuando llegó Zidane con su "Felizidane" para arreglarlo todo aseguró que su equipo iba a luchar en las once jornadas que restaban para mejorar la imagen ofrecida hasta entonces. No sólo ha fracasado Zidane en el intento, sino que sus números son peores que los de sus predecesores y el Barça está con él todavía más lejos de lo que estaba cuando volvió a tomar las riendas del Real Madrid. 

El Madrid afronta la última jornada con 25 goles menos que el Barça (sólo 63) y con 44 goles en contra. Algo inaudito en el Real Madrid: 21 victorias en 37 partidos. La peor temporada de la historia del Real Madrid fue la 84-85, con 19 derrotas. Si el Real Madrid pierde ante el Betis firmaría la segunda peor temporada de su historia, igualando la de 1994-95, con 18 derrotas.

Es el resultado de la soberbia y de la prepotencia tapando las miserias de los últimos años con Champions que no se cimentaron en el juego sino en las ayudas arbitrales y factores externos, como la última, con la lesión de Salah y los regalos del portero Karius. En lugar de ejercer la autocrítica, el Real Madrid se creció intentando tapar los éxitos del Barça. Se fue Cristiano Ronaldo y a Florentino no se le ocurrió otra cosa que fichar a Mariano. Y mientras tanto se ha vendido mucho humo. Se ha nominado para el Balón de Oro a jugadores de medio pelo como Vinicius, Isco o Asensio. Y luego pasa lo que pasa, que la cruda realidad estropeo hermosos titulares que no son más que deseos sin base alguna. Se entiende que Zidane huyera por piernas consciente de lo que se le venía encima.