2019-05-13 15:05 FC Barcelona Por: Fede Peris

Florentino convierte a Zidane en un entrenador de andar por casa

Zidane no ha sido el revulsivo que el madridismo esperaba y ha quemado su crédito sobre todo en los desplazamientos El Madrid no gana fuera con él: dos empates y tres derrotas.



Florentino Pérez recuperó a Zidane, que había huído por piernas del Real Madrid nueve meses antes, con la intención de recuperar la ilusión y enderezar el rumbo que había llevado con sus apuestas Lopetegui y Solari, ya una vez fuera de la Copa y la Champions League y con La Liga muy complicada.



Y Zidane llegó con ganas de comerse el mundo, avisando de que en los once últimos partidos el Real Madrid iba a morder para volver a ser ese equipo temido que fue años atrás. Y todos le creyeron. Palabra de Zidane, te alabamos señor. Era el clavo ardiendo al que se agarraba Florentino Pérez como escudo protector para que las miradas no se dirigieran al palco.

Zidane estaba dispuesto a volver al Real Madrid, aunque no tan pronto. Cuando Florentino contactó con él le dijo que aceptaba el reto, pero que deseaba coger al equipo a principio de temporada, consciente de que podía quemar todo su crédito en cuatro meses improductivos con mucho que perder y nada a ganar.



Zidane ha empeorado los números de Lopetegui y Solari

Pero Florentino estaba desesperado y le convenció para que empezara de forma inmediata. Lo necesitaba para calmar al madridismo. Zidane acabó aceptando y ha ocurrido lo que se temía: ha quemado todo su crédito. Ni flor, ni Felizidane, ni respeto de sus jugadores, ni capacidad para motivarles. 

Pese a sus promesas, el Real Madrid no sólo no ha mejorado la imagen que mostró con Lopetegui y Solari, sino que la ha empeorado. Y hasta Zidane empieza ya a estar en entredicho vista su incapacidad para sacar adelante una nave que se hunde. De hecho, se ha convertido en un técnico de andar por casa. Desde que ha vuelto al Real Madrid ha disputado cinco partidos fuera de casa y no ha ganado ninguno. 

Ni en Leganés, ni en Getafe, ni en Valencia, ni en Vallecas, ni en San Sebastián. En los dos primeros campo se empató. En los tres últimos se ha perdido. El Madrid nbo gana fuera de casa desde el 10 de marzo. Y la culpa no es de Lopetegui. Aunque seguramente Florentino piense que sí, que la culpa es del seleccionador que hurtó a España a traición para hacerla perder el Mundial.