2019-05-24 10:05 El Soplo Por: Fede Peris

El Barça le buscará una salida a Busquets: Su sitio es para De Jong

Busquets fue uno de los grandes señalados en la debacle de Anfield. Sus datos son preocupantes: fue desbordado seis veces por los centrocampistas del Liverpool.



El tiempo pasa para todos. También para Sergio Busquets. Pieza clave en el Barça de la última década, pero cuyo nivel empieza a ser muy justo para lo que se exige en un equipo con las aspiraciones del blaugrana. Busquets fue uno de los grandes señalados en Anfield, aunque sus lagunas no se circunscriben a ese partido. A lo largo de toda la temporada se le han visto errores impensables en él temporadas atrás.



Frankie De Jong pide paso

La llegada de Frenkie De Jong al FC Barcelona está motivada fundamentalmente para que coja el relevo de Sergio Busquets, un futbolista que está en la cima del escalfón salarial de la plantilla pero, que sin embargo, ha descendido de forma alarmante su rendimiento en los últimos meses. 

Busquets, que ha sido uno de los grandes señalados por la derrota de Anfield, tiene todos los números para abandonar el club este verano. Tiene contrato en vigor hasta 2023 (este es el riesgo de firmar contratos tan largos) y va camino de los 31 años. Es decir, que lo mejor de Busquets ya lo hemos visto. Sin embargo, si continúa en el club, seguirá cobrando como si su rendimiento fuera el de hace tres o cuatro años, cuando estaba en el cénit de su carrera.



Japón, China o Estados Unidos

La intención del club es aligerar nóminas y buscar una salida a los jugadores que, como Busquets, han dejado de ser una apuesta de futuro.... porque el futuro es Frenkie De Jong. Busquets ha tenido esta temporada errores técnicos y tácticos muy importantes, que han obligado a Rakitic y Arturo Vidal a multiplicarse para taparlos. Ralentiza el juego y arriesga demasiado con regates innecesarios que en ocasiones cuestan caros. Por otra parte, ya no oxigena el juego en el centro del campo y el resultado es que cuando no tiene su día, los delanteros se encuentran muy aislados. Es lo que pasó en Liverpool.

En Anfield fue regateado cuatro veces y erró en el corte en dos ocasiones. Es decir, fue superado seis veces, algo muy preocupante en una demarcación vital como la suya. Su marcha será una decisión dolorosa (si quiere marchar) y el club intentará buscarle acomodo en Japón, China o Estados Unidos, en donde pueda mantener su poder adquisitivo. En Europa nadie está en condiciones de pagar su ficha a los casi 31 años y en un claro declive de su carrera.