2019-05-26 11:05 FC Barcelona Por: Fede Peris

¡¡Abidal, dimisión!! ¿Y Alcácer? ¿Y Munir? ¿Y Boateng? ¿Y Cucurella?

"Es momento de ceses y de que rueden las cabezas de los responsables. No se pueden ir de rositas, le han hecho mucho daño al Barça". 



Esto no es el Real Madrid, en donde la corte de flautistas mediáticos tiene prohibido mencionar cualquier detalle que pueda disgustar a su presidente. El Barça es el club de los valores y las libertades. También la libertad de expresión. Que en el Real Madrid la prensa esté anestesiada y tenga prohibido cuestionar los errores de gestión de Florentino Pérez no quiere decir que en el Barcelona deba suceder lo mismo. Acabada la temporada, es momento de pasar cuentas y poner las notas. Y el presidente Bartomeu no se salva del suspenso.

El Barça no puede estar en manos de un becario como Abidal

Bartomeu, como presidente, es el responsable de colocar en un puesto de máxima responsabilidad, la jefatura de la secretaría técnica, a un becario como Eric Abidal que no tiene ni idea del mercado ni de lo que le conviene al Barça. Es el mismo tipo que se indignó porque en su momento no entendió que el Barça prefería a Jordi Alba con 26 años antes que a él con 34. Alguien que es incapaz de entender algo tan sencillo está incapacitado para decidir altas y bajas.



Las decisiones lamentables de la secretaría técnica han lastrado al Barça esta temporada. Los fichajes de Murillo y Boateng en el mercado de invierno son un insulto a la inteligencia. Para fichar a dos "inútiles" (no sirven para el Barça) no era necesario gastar el dinero. Para no jugar y ocupar el banquillo cualquiera de la cantera servía, y con más ilusión. Boateng ha jugado tres trozos de partido en toda la temporada. Murillo porco más. ¿Qué pintan estos dos tipos en el Barça? ¿Cómo se le puede permitir a Abidal tirar el dinero de los socios de una manera tan lamentable?

No se puede jugar una final sin delantero centro

En la final de Sevilla el Barça jugó sin delantero centro (Suárez quiso operarse para perderse la final de Copa, pero no la Copa América). Se supone que para situaciones como esa se fichó a Boateng. ¡Ni convocado! ¿No va a dimitir nadie por semejante chapuza?

El Barça, además, se sacó de encima esta temporada a Alcácer y a Munir. Serán mejores o peores, pero son delanteros centro con gol. Alcácer, avalado por su etapa en el Valencia y en la selección. Munir volvía de la cesión al Alavés después de haber marcado un chorro de goles. Los dos fuera. Y en su lugar, Boateng.



Y luego pasa lo que pasa, que Arturo Vidal o Piqué tienen que jugar de delantero centro. El Barça tiene un presupuesto de casi 800 millones de euros, no se puede dejar en manos de aficionados su viabilidad ni jugar con la ilusión de los socios. Malcom ha estado condenado al ostracismo durante toda la temporada y Valverde recurre a él para salvar la Copa en los últimos minutos. Y fue el mejor en el poco rato que estuvo sobre el campo. ¿Y ahora quieren echarle del Barça... sin saber si sirve o no porque no ha tenido oportunidades necesarias para demostrarlo? ¿Por qué ficharon a Malcom? 

¿Y Cucurella?

La solución Griezmann para la temporada que viene llega demasiado tarde. La torpeza de los técnicos ha costado dos títulos. También llega tarde De Jong, que está llamado a enviar al Museo del Barça a Sergio Busquets, ya más famoso por lo que hizo que por lo que hace. Y hay otro problema, y gordo, con Jordi Alba, que cada vez se parece más a Marcelo. Muy atento para darle pases de gol a Messi y muy despistado cuando hay que defender su portería. Jordi Alba necesita de alguien que le obligue a esmerarse. Podría ser Cucurella, que acaba su cesión con el Eibar. Pero Cucurella no interesa. Con él no se mueve dinero, mejor buscar en el mercado a un veterano que cueste dinero. Así funciona el Barça. 

Es fácil opinar a toro pasado. Pero es lo que hay. Lo de Roma se ha vuelto a repetir, corregido y aumentado, y es momento de tomar medidas para que no vuelva a ocurrir. El Barça necesita criterio en la planificación deportiva. Hay que adelantarse a los acontecimientos. No hay que esperar a que Busquets y Jordi Alba demuestren en el campo que ya no tienen nivel Barça. Hay que preverlo. Para eso cobran algunos que se hacen llamar profesionales de este negocio. No lo parece. El Barça está en manos de aficionadillos que no ven más lejos de lo que pueda ver cualquier socio.

Abidal en el despacho no es mejor que Boateng en el campo

Bartomeu, que lleva el club de forma impecable en los despachos, necesita poner la parcela deportiva en manos de alguien con criterio. Cuando se ficha a un futbolista es porque ha de mejorar el nivel del equipo. Si no no se le contrata. Para experimentos ya está la cantera. 

La pena es que Abidal en la secretaría técnica no parece mejor que Murillo o Baoateng en el campo. Es momento de exigir responsabilidades. Es momento de ceses y de que rueden las cabezas de los responsables. No se pueden ir de rositas, le han hecho mucho daño al Barça. 


Deja tu Comentario