2019-06-01 12:06 FC Barcelona Por: Redacción MB

Lo que se esconde detrás de la continuidad de Ernesto Valverde en el Barça

Se ha generado una presión interesada por los medios afines a Florentino para tratar de igualar dos partidos perdidos por el Barça con la calamitosa temporada del Real Madrid (a 19).



Existía mucho interés, especialmente entre los medios de comunicación que profesan pleitesía a Florentino Pérez, en generar ruido con Ernesto Valverde y a ser posible echarle. Esa era la mejor manera de fabricar una profunda crisis en el Barça. A la corriente antibarcelonista de los medios florentinescos se unió el diario Sport y algún otro en Barcelona, los de la línea cruyffista-guardiolista que no le perdonan a Valverde ganar partidos (y títulos) al contrataque.

Ni presiones ni discrepancias en la junta directiva

Y se creó un caldo de cultivo interesado que no guardaba relación con la realidad. En Madrid-Barcelona hemos informado puntualmente sobre la verdad del asunto, que no es otra que Ernesto Valverde no ha estado cuestionado en ningún momento. Tampoco es cierta la falacia de que Bartomeu ha tenido que imponerse a un sector de la directiva partidaria del cese de Valverde. Es cierto que Valverde gustará más o menos a todos los integrantes de la directiva, como a todo el mundo, pero nadie ha llevado su opinión al punto de generar discusión entre una junta que está encantada con el técnico extremeño.



Los jugadores, encantados. Messi el que más

Y no sólo en la junta están encantados. También los jugadores sienten cariño, respeto y admiración por él. Los modestos y los pesos pesados, desde Messi a Rakitic pasando por Piqué o Jordi Alba. Y no se trata de declaraciones públicas para quedar bien. Es la realidad del vestuario que Bartomeu conoce bien y valora porque ya sabe lo que es tener en el banquillo a técnicos más pendientes de crear incendios que de sofocarlos. Bartomeu admira los métodos de Valverde y su capacidad para crear una armonía real en un vestuario cargado de egos en el que una suplencia puede ser sinónimo de un escándalo.

Bartomeu y sus directivos valoran las dos ligas y la Copa que ha ganado Valverde en sus dos años al frente del Barça. Falta la Champions League, cierto, pero Valverde de momento ya está en la historia, entre los seis entrenadores que han logrado el doblete en el FC Barcelona.

La aparición de Robert Martínez

Por otra parte, en el club son conscientes de que no existe en el mercado un entrenador que pueda llegar con un varita mágica que garantice que no se repetirán las noches de Roma y Liverpool y que, además, pueda seguir ganando las competiciones españolas. En este sentido el club contacto a través de terceras personas con Robert Martínez, tal y como avanzó MB, pero sólo como alternativa para el caso de que fuera Valverde quien no se sintiera con fuerzas para seguir ante este interesado huracán mediático que se ha montado en torno a su persona.



Y ese no es el caso. Valverde, que es un tipo muy tranquilo, se ha tomado la espiral de críticas y dudas sobre su capacidad como parte de su trabajo, un inconveniente que viene incluido en su sueldo. Está de vacaciones y ha comunicado a Bartomeu que está ilusionado como el primer día para empezar la nueva temporada con ganas de revancha y de borrar el borrón de Anfield con la Sexta Champions del club. Por tanto, la opción de Robert Martínez queda ahí, quizá para el futuro, pero desde luego nunca para el presente si Valverde quiere seguir.

Ni el Barça es el Madrid ni Bartomeu es como Florentino (por fortuna)

El Barça no es el Real Madrid. Y Bartomeu no es Florentino Pérez. Los problemas en el Camp Nou no se resuelven cortándole la cabeza al entrenador, como hace Florentino Pérez. Entre otras razones porque la experiencia desastrosa del Real Madrid -tres entrenadores en la temporada del nadaplete- indica que ese no es el camino, aunque el ser superior crea que sí.

Desde Madrid han intentado herir al Barça golpeando a Valverde. Pero Bartomeu ya tiene experiencia en el negocio y sabe que los medios afines a Florentino buscan igualar el descalabro calamitoso del Real Madrid con el del Barça. Y eso es imposible cuando 19 puntos separan a unos de otros. Pero lo intentan.


Deja tu Comentario