2019-06-01 09:06 Prensa Merengue Por: Redacción MB

Pedrerol babea con el gran éxito de Florentino: ¡Sergio Ramos no se va como CR7!

La conclusión de la marcha adelante y atrás de Sergio Ramos es que Florentino Pérez es un fenómeno porque ha conseguido retener a un futbolista con contrato en vigor.



¡Qué grande es Florentino Pérez! Es la conclusión que se desprende de las informaciones en rigurosa exclusiva mundial e intergaláctica de Josep Pedrerol acerca del futuro de Sergio Ramos.

Tanto baboseo, tanteo peloteo, tantas palmas, pamitas y tanto ocultar el nombre de Florentino Pérez relacionado con la temporada más patética de la historia del Real Madrid debían tener premio. Primero la filtración de que Ramos se va. Luego la filtración de que Ramos se queda. Y mientras tanto, Sergio Ramos sin abrir la boca. ¡Es lo mejor de todo!



Todo se lo ha guisado y se lo ha comido Josep Pedrerol, que obviamente no ha recibido el chivatazo de Sergio Ramos, que no le traga por antiguas rencillas, y obviamente si la garganta profunda no era Sergio Ramos, la filtración exclusiva habría salido del otro lado. Este es el periodismo de investigación de Pedrerol: peloteo todo el año y esperar a que le caiga algo. Como si fueran cacahuetes.

La cuestión es que Sergio Ramos se queda. Y eso el mismo día en que el fichaje de Hazard por el Real Madrid parece confirmarse. "Las dos mejores noticias de la temporada para el Real Madrid", sostenía un aficionado en un tuit emitido por el programa. 

¡Qué grande es Florentino!

De eso se trataba. De toda esta historia lo que queda es que Florentino Pérez es un fenómeno. Ha logrado retener a Sergio Ramos -¡qué grande!- y el mismo día consigue a Hazard, a quien en Madrid ya venden como el antiMessi. ¿Qué más se puede pedir? ¿Se puede tener un presidente mejor?



Pedrerol, en su papel de flautista de Florentino, lo ha conseguido. Otra vez. ¿Quién se acuerda del ridículo monumental protagonizado por el Real Madrid en todas las competiciones esta temporada? Queda claro que eso no ha ocurrido en el programa de Pedrerol, en donde se han especializado en aplaudir con las orejas a su ser superior, el hombre que es capaz de hacer milagros tan grandes como el de conseguir que un jugador con contrato en vigor, que además es el capitán del equipo, se quede y lo cumpla.

Y lo que no explican es que no será gratis. Josep Pedrerol se puede chupar el dedo. Los demás no. Un aplauso para Pedrerol por transmitir tan bien los mensajes de su ser superior.


Deja tu Comentario