2019-06-06 05:06 FC Barcelona Por: Fede Peris

¿Quién le puso a Valverde el apodo de "Txingurri"?

El programa Quan s’apaguen les llums, de TV3 ha informado de la procedencia del apodo del técnico del Barça



Ernesto Valverde ha demostrado ser un entrenador capacitado para dirigir a este Barça. Con 51 de los 57 puntos posibles a estas alturas de LaLiga, el extremeño ha cumplido, con creces con las expectativas y ahora mira a retos más altos en el club.



Pero hay una pregunta que puede sobrevolar sobre los aficionados culés, y es: ¿Por qué se le llama el ‘Txingurri’? En el programa de TV3 Quan s’apaguen les llums han dado la respuesta, y procede de otra figura de los banquillos como Javier Clemente.

El técnico vasco aseguró que él fue el que le puso ese apodo cuando lo dirigía en el año 1988 en el Espanyol, a la vez que ha afirmado ser él mismo quien recomendó al presidente blaugrana de entonces, Nuñez, hacerse con su fichaje.



Sobre su mote, ha comentado el vasco que: “Se lo puse porque yo tenía un barco que se llamaba ‘Txingurri’, porque no era muy grande y era para pescar. Él es más alto que yo, pero era pequeñito, menudito, delgadito, rápido y muy alegre jugando”, aunque en su contra, asegura que: “Ernesto de despistado no tiene nada. Pinta de bohemio, sí. Le gustaba la fotografía, iba con su cámara por Barcelona sacando fotos. Era un chaval alegre. Con el Espanyol jugó muy bien”.

Clemente recomendó su fichaje por el Barça

La duda de quién fue el artífice de la llegada de Salinas, Bakero o el propio Valverde al Barça ha tenido muchas variantes a lo largo de la historia, pero en el programa de la televisión catalana, Clemente se encargó de despejarlas todas: “Intentamos que el club le traspasara al Barcelona… Vamos, yo no creé ningún problema”, aunque después quiso matizar por su pasado espanyolista que: “La lista no la hice yo, pero sí dije que con esos jugadores el Barcelona iba a tener una gran plantilla. ¿A Núñez? Sí, a José Luis, porque un vecino que yo tenía era un arquitecto que trabajaba con él. Un día tomamos un café y le dije que si fichaba a esos futbolistas iba a hacer un equipo muy fuerte y para años. Y lo fue”.

Valverde ha traído trabajo y resultados

Ernesto sabía lo que quería y, a pesar de no tener la plantilla que él pidió, siempre apostó por sus jugadores. Cuando todo el mundo se rasgaba las vestiduras por la marcha de Neymar y el fracaso en el mercado de fichajes, Ernesto no perdió la calma. Valverde confía más que nadie en la fuerza del bloque y el colectivo, y así se ha demostrado. En estos meses de competición, el entrenador azulgrana ha callado muchas bocas.

Ernesto siempre se ha mostrado tranquilo con su plantilla. Mucho más, incluso, que, desde la secretaría técnica, que intentaron fichar hasta el último segundo a cualquier precio. Ernesto sabía que más allá de los nombres, lo importante era conseguir un EQUIPO. La fórmula era sencilla: con un bloque sólido y con Messi, se puede aspirar a todo. Los jugadores confían en él, se los ha ganado con su sentido común, sin estridencia ni ganas de protagonismo innecesario. Un perfil distinto a Luis Enrique, cuyas formas a menudo disgustaban al vestuario. Ernesto es de perfil bajo, muy propio del ADN Barça.

Con Valverde, la importancia es de los jugadores. Todos se sienten importantes, incluso nombres como Vermaelen o Alcácer. Podría parecer descabellado que, tras la marcha de Neymar, el equipo se encontrase más cómodo, pero es así. Los jugadores se sienten más importantes, sin dependencia del Tridente. Se sienten muy cómodos tanto con el técnico como dentro del césped, donde se sienten trascendentes por igual.