2019-06-16 05:06 FC Barcelona Por: Fede Peris

"¿Quién se ha creído que es?" Toda la verdad del caso Kubo

El representante de Kubo exigió al Barça unas condiciones deportivas y económicas inaceptables y le mandaron a paseo.



 Takefusa Kubo, el flamente fichaje del Real Madrid a quien ya llaman el "Messi japonés" dentro de la tradición del periodismo madridista tendente a la exageración, se formó en el Barça y jugó en sus equipos inferiores hasta que la FIFA se lo impidió, forzando así su marcha del club catalán en 2014. 

Kubo volvió a su país y ahora ha vuelto a España una vez cumplida la mayoría de edad. Su agente, Manel Ferrer, lo ofreció al FC Barcelona en primera instancia, pero en el club azulgrana se quedaron asombrados por las exigencias del representante del jugador. "¿Pero quién se ha creído que es?" dijeron los directivos del Barça. 



Condiciones inaceptables

En nombre de Kubo, su representante se entrevistó con un miembro de peso de la directiva blaugrana y puso como condición para la vuelta de Kubo al Barça que la primera plantilla sólo debía tener a dos extracomunitarios para tener a su disposición la tercera plaza si se producía su ascenso del filial al primer equipo. Eso debería producirse durante los dos primeros años de Kubo en el Barça, el tiempo previsto para su ascenso definitivo al primer equipo. El Barça, que en ese momento tenía cubiertas sus tres plazas de extracomunitarios con Arturo Vidal, Arthur y Malcom, se negó a acceder al capricho del representante del jugador que supondría un serio contratiempo para el entrenador.

A las exigencias deportivas se sumaron las económicas, reclamando una ficha de crack que el Barça no podía pagarle a un jugador del filial. Y Bartomeu decidió finalmente mandar a paseo al representante del jugador japonés deseándole buena suerte allí donde vaya. Teniendo en cuenta que el Madrid tiene cubiertas las plazas de extracomunitarios con Militao, Vinicius y Rodrygo, veremos cómo se las ingenian para tener contento al japonés caprichoso.

De todas formas, conociendo el percal, seguramente Florentino Pérez ha sacado el talonario y todos contentos. Y es que no hay nada que haga más feliz a Florentino Pérez que quitarle un fichaje al Barça. Sucedió con Ceballos, con Theo Hernández y con Marco Asensio, sin ir más lejos. Los tres fracasados en el Real Madrid. 



 


Deja tu Comentario