2019-06-18 13:06 Crónica Rosa Por: Fede Peris

La colección de traiciones que enfureció a Sergio Ramos en el día de su boda

Ramos no esperaba que le fallaran tantos amigos relacionados con el mundo del fútbol.



Al margen de las deserción del grupo de heavy metal AC/DC, que no actuó en el convite de boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio, pese a ser uno de los pocos detalles del enlace que fue anunciado por la pareja, lo de verdad dolió a Sergio Ramos fue la ausencia de personas muy allegadas con las que contaba y que a última hora le fallaron.

Y el problema para Sergio Ramos no es que no estuvieran, sino los motivos que han dado para justificar su ausencia. La mayoría de ellos, porque estaban de vacaciones. Y a Ramos le ha sabido muy mal porque hace meses que tenían constancia de la invitación a su boda y podían haber programado sus vacaciones en función del enlace.



Zidane no interrumpió sus vacaciones en... ¡Bilbao!

No es el caso de Cristiano Ronaldo, que ni siquiera estaba invitado. Pero sí el de Piqué y Shakira, de vacaciones en paredero desconocido. O el de Zinedine Zidane, que estaba en Bilbao haciéndose fotos y colgándolas en instagram con su señora de vacaciones y le dio pereza interrumpirlas para hacer 500 kilómetros y estar junto a su capitán en el día más importante de su vida. Es el caso también de Ronaldo Nazario, cuya ausencia causó una gran decepción a Ramos. O del cantante Marc Anthony que dos días antes había confirmado su presencia.

Ramos no pudo ocultar su decepción por las ausencias de Marcelo o Vinicius, de vacaciones en Brasil. Y Benzema, que se encontraba en Los Ángeles. O Isco, que prefirió irse a Málaga a ver el partido de ascenso a primera que enfrentaba al equipo de su tierra con el Deportivo. Tampoco acudió Mariano, pese a estar invitado. Courtois prefirió quedarse en Ibiza jugando a golf. Como Gareth Bale, a quien no le van estos encuentros multitudinarios. Ni siquiera va a las cenas de grupo del equipo madridista.

La coartada de Carvajal

Quien sí tenía coartada era su gran amigo Carvajal, que ese mismo día tenía que estar en otra boda, la de su hermana. Y, por supuesto, Iker Casillas, su amigo del alma, que le envió una calurosa felicitación vía whatsapp. El estado de salud de Sara Carbonero no era el más idoneo para acudir al festejo, recién superadas sus operaciones de corazón, en el caso de Iker, y Carbonero de cáncer de ovario a la que se sometió el pasado 21 de mayo en la clínica Ruber Internacional de Madrid,



Alejandro Sanz fue otra de las ausencias más comentadas en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio. El cantante se limitó a enviarle un cariñoso mensaje a través de las redes sociales:  “La vida se explica en conexiones y tú, amigo mío, has encontrado la tuya. Irradio felicidad porque hoy he pedido el deseo perenne para que este SÍ sea un para siempre. Y este amor, sea sólo vuestro y de nadie más. Os quiero”, ha publicado Sanz en su perfil de Twitter.

Lo cierto es que a Ramos le quedó un sabor agridulce. La parte positiva, la presencia de su gente querida. La negativa, el pasotismo de muchos amigos a los que esperaba ver en su boda.

 

 

 

 


Deja tu Comentario