2019-06-19 11:06 FC Barcelona Por: Fede Peris

Lección magistral de los valores del Barça al señorío del Real Madrid

Diferencia brutal en las maneras de perder del Barça y del Real Madrid también en baloncesto.



"Reiros", "Se acabó", "¡A mamarla, hostias!". Así celebraron los jugadores del Real Madrid su triunfo en el segundo partido de la final de la Liga ACB de baloncesto ante el Barça. Habían ganado. Nada que ver con su reacción tras perder la final de Copa ante el Barça con dos polémicas arbitrales, una a su favor y otra en contra. Entonces hablaban de "robo". "Esto es una puta vergüernza, esto es un robo!" le dijo el capitán Felipe Reyes a los áribtros, y Campazzo secundándole. La ACB retiró cautelarmente la ficha de ambos por su deplorable comportamiento.

Y la reacción del club del señorío no fue mejor, amenazando con sacar al Real Madrid de la Liga ACB. De boquilla, como todo, claro está. No se les ve muy fuera de la ACB. Y desafiando al deporte español con limitarse a jugar exclusivamente la Euroliga, en plan separatista.  El robo en cuestión vino a cuento porque a ocho segundos del final, con el marcador favorable al Barça, Singleton se quedó solo en un contragolpe debajo del aro del Real Madrid y cuando iba a asestar el mate, Randolph, del Real Madrid, le dio un manotazo de agresión antideportiva. Algo que vio todo el mundo menos los árbitros, que no pitaron ni personal. Y cuatro segundos después el propio Randolph lanzó a canasta y Tomic hizo un tapón que impidió que el balón entrara de forma antireglamentaria. 



Los árbitros debieron pitar la personal antideportiva de Randolph a Singleton y luego dar por válida la canasta del Real Madrid. Pero en Madrid sólo hablaban de robo, porque de las dos jugadas que se produjeron en los últimos ocho segundos sólo les interesaba la suya. La otra, la que demostraba que el robo era contra el Barça, el aparato de propaganda de Florentinbo la obvió. 

Es la diferencia entre el señorío de boquilla del que presume el Real Madrid y los valores del Barça. Al equipo azulgrana le perjudicaron los árbitros en el segundo partido, especialmente en los últimos y decisivos instantes finales, pero nadie montó una pataleta de niño enrabietado. Nadie amenazó con irse de la ACB. Nadie habló de robo. Habían perdido y punto. A saber perder y ser deportivo se aprende... cuando se quiere aprender. El Real Madrid del señorío ni sabe ganar ni sabe perder. 

"¡A mamarla!", dicen. ¡Señorío! Y ahora viviendo de los árbitros para ganar la competición en la que aseguraron que no querían competir. ¡Falsos también!



 

Estamos viendo la CELEBRACIÓN del MADRID tras ganar al Barça en el segundo partido de la final de la ACB. YA en #JUGONES. pic.twitter.com/8DKcC63UTC — El Chiringuito TV (@elchiringuitotv) 18 de junio de 2019


Deja tu Comentario