2019-06-21 07:06 FC Barcelona Por: Fede Peris

Kubo, el Messi japonés, tiene que comer todavía mucha sopa

Japón lo dejó en el banquillo en su duelo ante Uruguay. Y más que el nuevo Messi todo apunta a que será un nuevo Odegaard.



Takefusa Kubo, el rimbombante fichaje del Real Madrid, del que aseguran alegremente que es el Messi japonés, fue el arma secreta del seleccionador japonés para arrancar un empate ante Uruguay contra pronóstico.

La clave estuvo en dejar al nuevo fenómeno madridista en el banquillo. Lo demás llegó solo. Después de colocarle como titular ante Chile (derrota por 4-0), el seleccionador nipón optó por tomar precauciones señalando las pérdidas del balón de Kubo como responsables de la derrota nipona ante los vigentes campeones.



¿El nuevo Messi o el nuevo Odegaard?

Frente a Uruguay Kubo se quedó en el banquillo y sólo salió en el minuto 83 para perder tiempo. En ese tiempo tocó un balón y lo perdió.

Parece claro que se les ha ido la mano en Madrid ensalzando a este chaval que es buen jugaodr, que es rápido y tiene buena técnica, pero está muy lejos de lo que se entiende por un crack. Y mucho más de Leo Messi para compararle con él. Más bien habría que compararle con Martin Odeagaard, que cuando lo fichó el Real Madrid con 16 años iba a ser el mejor futbolista de la galaxia y ahora no saben qué hacer con él. 

La prensa palmera de Florentino suele ser muy excesiva con los fichajes del ser superior. 



 


Deja tu Comentario