2019-08-27 08:08 FC Barcelona Por: Redacción MB

Ansu Fati debuta en el Barça con 16 años mientras el Madrid echa a Kubo con 18

Kubo debe estar tirándose de los pelos, cedido en el Mallorca, mientras ve a su amigo y excompañero Ansu Fati debutar en La Liga con el primer equipo del Barça.



Seguramente Takefusa Kubo, el futbolista japonés formado en los equipos inferiores del FC Barcelona y hurtado por la política cuatrera que caracteriza a Florentino Pérez, debe estar ahora tirándose de los pelos. Mientras su excompañero y amigo Ansu Fati ya ha debutado en La Liga con el Barça con sólo 16 años, él ha sido despedido y enviado al Mallorca para que vaya formándose.

Poco habrá tardado Kubo en comprender su tremendo error anteponiendo un fajo de billetes a la oportunidad de continuar su carrera en el FC Barcelona. Pero ya es tarde. Kubo ha sido enviado al Mallorca para que madure mientras que Valverde le ha abierto las puertas del primer equipo a Ansu Fati con dos años menos.



La diferencia entre el Barça y el Real Madrid

Es la diferencia entre un club que trabaja su cantera e intenta abrirle las puertas de su primer equipo y otro que trabaja la cantera para vender a sus jugadores o para presumir de su rendimiento en otros equipos. Lo cierto es que mientras el Barça disfruta de sus canteranos copando alrededor del 50% de su alineación, el Real Madrid suele jugar con uno, dos o ningún canterano, como sucedió en la primera jornada de La Liga.

En Madrid suelen hacer grandes presentaciones. Sucedió con Odegaard, con Kubo, con Rodrygo y con tantos y tantos jugadores, que luego se han ido por la puerta de atrás. Kubo podía haber debutado ya con el primer equipo del Barça, pero prefirió el finero de Florentino y sólo podrá debutar con el Mallorca porque las medianías que ficha el presidente blanco de nacionalidades diversas para ocupar el banquillo del Real Madrid le cerraban el paso.

Ahora los medios madrileños rememoran jugadas de Kubo y Fati en los equipos inferiores del Barça. De lo que no hablan es del futuro desigual que les espera a ambos. Uno tiene las puertas del primer equipo abiertas, porque esa es la norma del Barça con sus canteranos, el otro está condenado a vagar por unos cuantos equipos en calidad de cedido hasta que su club finalmente opte por traspasarle intentando sacar un rendimiento económico por él.



Son dos formas de entender la cantera. Las dos muy respetables. Una funciona y la otra no.


Deja tu Comentario