2019-09-08 09:09 FC Barcelona Por: Fede Peris

El PSG nunca será grande: maleducados y groseros

Así se comportó el PSG con la delegación del Barça que se desplazó a París para negociar el fichaje de Neymar.



Tamim bin Hamad al-Thani, el jeque de Qatar que hace unos años compró el PSG, dejó el club en manos de Nasser Al Khelaiffi para que llevara la direccción ejecutiva de la entidad con el objetivo de convertirla en uno de los grandes de Europa.



Pero no saben más. Al Khelaiffi no ha hecho otra cosa que fichar, fichar y fichar durante su mandato aprovechando el grifo abierto de petrodólares que le llegan de Qatar. Es tan torpe que entendió que para competir con los Barça, Real Madrid, Juventus, Bayern o Manchester United tenía que acaparar cromos de jugadores galácticos. Y fichó a Neymar y Mbappé entre otros. Pero se ha estrallado año tras año. Y seguirá fracasando hasta que el dueño del club se canse de él.

La grandeza de un club se mide por sus resultados y su capacidad para acaparar gloria, pero también por los pequeños detalles. Y el PSG ni sabe alcanzar la gloria en el campo ni el señorío en los despachos.



La última muestra de su zafia manera de entender la gestión de un club se produjo durante las negociaciones con el FC Barcelona por Neymar. Para mostrar su grandeza y poderío no encontraron otra manera de demostrarlo que plantando a la delgación del Barça desplazada a Paris presentándose una hora tarde a la reunión acordada.

Un gesto de prepotencia que deja al descubierto el grado de mala educación y grosería que caracteriza a estos inútiles que dirigen el PSG y lo llevan directo al precipicio. Se entiende que Neymar quiera huir por piernas de allí harto de la manera de hacer de estos personajes.

El Chiringuito ha descubierto el pastel que deja retratado al PSG y que explica que si desde la dirección las cosas no funcionan, dificilmente pueden funcionar en el terreno de juego.