2019-09-08 04:09 FC Barcelona Por: Fede Peris

Valverde empieza a hartarse de Gerard Piqué (pero traga)

Valverde ya le ha dicho a Piqué que no está de acuerdo en que sus obligaciones extrafutbolísticas le obliguen a viajar y a saltarse entrenamientos, pero hay razones que le obligan a aguantarse.



Las actividades extrafutbolísticas de Gerard Piqué empiezan a harta a Ernesto Valverde, que no acaba de ver claro que su central titular tenga la cabeza en otros sitios que no sean el Barça y la obligación de ganar todos los partidos.



El propio Piqué ha admitido desde Nueva York, a donde ha acudido para sacar adelante su nuevo formato tenístico de la Copa Davis, que Valverde no está nada entusiasmado con sus actividades. Al contrario.

En una entrevista concedida precisamente en Nueva York a una serie de medios, entre ellos el diario As, Piqué reconoce las reticencias de Valverde a sus viajes "profesionales" que, en alguna ocasión, le han obligado a perderse algún entrenamiento.



Le preguntan: ¿Cómo concilia su profesión con este trabajo?

-Con 24 horas y siete días a la semana de dedicación. Es el proyecto de mi vida y creo que estamos en el buen camino. Cuando crees en algo y tienes un equipo como el mío, trabajas todo lo que puedes para hacerlo realidad, y con esa pasión convences a la gente. Es el objetivo que tenemos y por eso le dedicamos tanto tiempo. Con el Barcelona juego y me entreno todos los días, pero cuando tengo dos o tres días libres hago como ahora, cojo un vuelo para estar en Nueva York, porque al final las cosas pasan hablando con la gente, escuchando a todos, especialmente a los jugadores, para ver qué necesitan, qué quieren y cómo puede ser mejor la competición.

¿Ernesto Valverde, su entrenador en el Barça, está contento con esto?

Está muy sorprendido. Unos días antes del voto de la ITF para aprobar nuestro formato hablé con él para decirle: 'Escucha, Ernesto, tengo que ir porque hay dudas y mi presencia puede ayudar a que el proyecto salga adelante'. No quería decirle que era en Orlando. No me dijo que no, pero tampoco que sí. Luego jugamos la Supercopa contra el Sevilla y ganamos con un gol mío. Así que volví a hablar con él: 'Ernesto, te acuerdas de lo que te dije, ¿puedo ir? Sólo me voy a perder un entrenamiento, y te aseguro que ganaremos el partido de Liga. No te preocupes'. Ahí ya aceptó y me preguntó dónde era. Le expliqué que en Orlando y se sobresaltó: 'Ni hablar, es un viaje muy largo'. Yo insistí en que volvería y ganaríamos. Fui allí, se aprobó el formato y cuando regresé, ganamos.

Queda claro que a Valverde no le hacen ninguna gracia las obligaciones extrafutbolísticas de Piqué, pero traga. PIqué le ha traído a la directiva del Barça el sponsor Rakuten que sus ejecutivos no supieron conseguir y tiene licencia para hacer y deshacer.