2019-09-09 07:09 FC Barcelona Por: Fede Peris

Ter Stegen lo está pasando mal en Alemania

Está nominado por la FIFA entre los tres mejores porteros del mundo, pero Alemania sigue confiando en Neuer y encajando goleadas que empiezan a generar debate.



Marc-André ter Stegen es un buen tipo y se mantiene callado, pero sus compañeros de la selección alemana saben que está que trina por su situación en la selección alemana, en donde tiene que chupar banquillo para que Manuel Neuer sea titular sin haber hecho méritos que demuestren que es mejor que el meta barcelonista. 



Alemania recibió cuatro goles en Hamburgo ante Holanda y la prensa germana vuelve a cuestionarse el ostracismo de Ter Stegen mientras Neuer, que fue un gran portero, pero que no atraviesa por su mejor momento, disfruta de la titularidad aunque su rendimiento sea más que discutible.

Ter Stegen está nominado por la FIFA como uno de los tres finalistas en la lucha por obtener el galardón de mejor portero del mundo. Y hace tiempo que Manuel Neuer está fuera de estos premios, pero Joachim Low, el seleccionador, sigue confiando en él. 



Para la FIFA sólo Alisson y Ederson Moraes están a la altura de Ter Stegen. Sin embargo, en su casa, en Alemania, no le reconocen su valía y lo tienen castigado con el banquillo, algo que empieza a generar debate entre la prensa y los aficionados alemanes. 

"Jugar en el Barça me ha hecho mejorar"

Después del varapalo ante Holanda, nadie duda que Neuer será el portero ante Irlanda del Norte, que lidera el grupo C con tres puntos más que Alemania, en un partido vital que puede dejar fuera a Alemania de la fase final de la Eurocopa.

Mientras tanto, Ter Stegen admite que lo está pasando mal:  "Por supuesto que me vuelve un poco loco. Das lo mejor de ti y no estás donde quieres. Sin embargo, creo que con el tiempo he encontrado una respuesta para mí", ha dicho en una entrevista a T-online.

Ter Stegen ha añadido:  "He establecido mis prioridades. Quiero tener éxito y el gran objetivo que tengo es ser el primer portero del país, pero no a cualquier precio. El fútbol es una cosa, pero la humanidad es más importante. Quiero poder mirarme al espejo y decir: 'has trabajado honestamente y has abordado abiertamente tus ambiciones. Fuiste justo y no jugaste por fuera'".

El meta barcelonista admite que  "no es nada fácil, pero la paciencia es parte del trabajo de un futbolista. Hay etapas en la que te toca esperar. Sinceramente, no encuentro mejor razón que la de jugar en uno de los clubes más grandes del mundo. Además, la experiencia de jugar en el extranjero me ha hecho mejor. No me arrepiento".